Así estaban las Tablas de Daimiel el 28 de marzo del 2010. Todavía no se han recuperado del todo, pero con las lluvias y la llegada de la primavera el cambio es más que notable, aunque todavía le falta para llegar a su potencial de belleza. Las últimas imágenes corresponden a las inundaciones que han causado junto a su cauce los ríos Cigüela y Záncara antes de llegar a las Tablas; vistos desde lo alto del Mirador de La Mancha.

No quiero ser más pesado con las Lagunas de Ruidera, así que este será el último post de esta pequeña saga, pero no quería perder la oportunidad de contároslo todo, es una mala práxis periodística… Siempre se ha dicho que el Río Guadiana nace en las Lagunas de Ruidera y que luego desaparece hasta los Ojos del Guadiana. Eso de desaparecer es algo bastante temporal, pero casi siempre está desaparecido. Sólo aparece por arriba, antes de los Ojos, cuando las Lagunas de Ruidera están rebosando o apunto, que es cuando el Pantano de Peñarroya rebosa. Hoy os traigo una fotografía del Pantano rebosando (la primera vez que lo he visto así) y otra del Río tras el Pantano:

Ahora les voy a poner una gráfica que hace embalses.net cada semana sobre la capacidad de los embalses de España. El que les voy a poner indica que el Pantano de Peñarroya estaba al 104,17% de su capacidad. Salvo que sea un fallo, todavía le queda mucha agua para descargar.

Y hasta aquí ha llegado le información sobre las Lagunas de Ruidera y su prolongación hasta el Pantano de Peñarroya. Espero que les hayan gustado las fotografías y el vídeo.

Después de ver las Lagunas de Ruidera rebosantes, me gustaría hacerles una comparación de las mismas con las que hice en marzo del 2008, aunque fue una época muy calurosa y había hasta gente bañándose. Os pongo las del 2008:

Ahora os dejo el vídeo que hice hace unos días, la comparación es…

Perdonad el retraso, casi se me pasa traeros las fotografías que os prometí de las Lagunas de Ruidera. Espero que os gustase el vídeo que os puse hace unos días. Ahora vamos con las fotos:

Lagunas de Ruidera - El Hundimiento

Cascadas en las Lagunas de Ruidera

Ayer pasé la mañana en las Lagunas de Ruidera y me las encontré como pocas veces. No recuerdo haberlas visto nunca antes con tanta agua. Los que las conozcáis me comprenderéis mejor. Mañana pondré unas comparaciones fotográficas con varias fechas de las fotos (sobre todo de las cascadas). Hoy, de momento, os dejo con un pequeño vídeo que he realizado sobre las mismas. Las últimas imágenes corresponden a lo que se llama ‘El Hundimiento’, una parte muy poco conocida y que es de lo mejor de las lagunas:

Ayer estuve de excursión (más o menos) en ‘El tren de la naturaleza’. Ha sido una de las mejores cosas que he hecho últimamente. La relajación que da estar en la montaña, la tranquilidad,… y lo bien que me lo pasé allí con los juegos que iban organizando los monitores (Javier y Carlos, gracias!)… muy recomendable, ir si podéis, todavía tenéis hasta octubre.

Este es el último video-reportaje que hago para AgoraNews (al menos por el momento, ya que hemos cerrado la primera temporada de ‘El verano en Madrid’, no sé si habrá más, esperemos al verano que viene). Para ser el último quise un evento especial, lo conseguí, y ha dado como resultado el mejor reportaje de todos los que he hecho. ESPERO QUE OS GUSTE, ya que por el momento no os podré poner más reportajes.

Hace algunas semanas un amigo me comentó como posible video-reportaje ‘El tren de la naturaleza’. La idea me pareció interesante y moví los hilos para hacer el que será mi último video-reportaje en AgoraNews (al menos por el momento). Voy a comentaros un poco en qué consiste:

A las 10:30 en la estación de Cercedilla unos monitores medioambientales (los guías de la ruta) nos ponen un vídeo en uno de los vagones originarios de la línea que une Cercedilla con Cotos, avanzando algunas cosillas sobre las cosas que se verán a lo largo del tren.

Acabado el vídeo-documental los monitores reúnen a todas las personas y las ponen delante de unos mapas y les explican las zonas por las que pasarán. Y ahora comienza el principio de lo mejor: delante de otros cuatro paneles empiezan a preguntar si conocen a cuatro personajes (con nombres que no soy capaz de reproducir); naturalmente nadie los conoce y empiezan las pistas, aunque todavía muy difusas.

Dadas las primeras pistas subimos al tren y nos dirigimos hacia el puerto de montaña de Cotos, más allá del puerto de Navacerrada. Una vez allí comienzan las cuestas con pronunciadas pendientes, los resbalones y el monitor-guía nos dice que si tenemos nos echemos protector solar (aunque parezca extraño, no penséis que en la sierra el sol no apreta, en la sombra la temperatura es muy agradable, pero en el sol termina resultando molesto el calor).

Mientras subimos los monitores nos van acompañando y de vez en cuando nos hacen parar y en cada ocasión hay que descubrir uno de los cuatro pesonajes (que son una piedra, un pájaro, un anfibio y un árbol, no doy más pistas…). Debo reconocer que es un juego perfecto para niños (el 50% de los asistentes, tal vez más), que van ganando puntos en grupos si son los primeros en acertar. Creo que hasta los padres se lo pasaban bien (y yo también).

Terminadas las adivinanzas y bajando hasta un prado comienza la comida, con el cielo ya mostrándonos alguna nube y con una temperatura de unos 20º a la sombra. Después un descansito de 40 minutos en los que la gente puede darse un rodeo por allí cerca, subirse a unos conjuntos de piedra y jugar,…

Pero la comida es el primer indicio de que la excursión se está acabando y, efectivamente, así era. Poco después de comer, en torno a las 15:15 nos disponíamos a volver, pero, una niña se había clavado una astilla y se le había partido dentro (espero que no sea mucho María) tuvimos que acercarnos un rato a una ambulancia militar y allí estuvimos hablando con un soldado que sacó a uno de los perros y, por cierto, nunca había visto a un perro tan bien amaestrado. Le hacía jugar, de golpe le decía “sit” y el perro inmediatamente se sentaba, se alejaba del perro y ni se movía. Impresionante.

El tren nos esperaba desce hacía un rato y no pudismo quedarnos más tiempo jugando con el perro y ya en la estación de tren de Cotos nos dirigíamos hacia Cercedilla y en poco menos de 20 minutos la temperatura subió al menos 6-8ºC, la impresión era un tanto desagradable. Ahora mientras escribo he necesitado encender el ventilador… Aquí en Madrid capital puede que haya 12ºC más. Se fue el fresquito, pero no por mucho si el otoño se acerca rápido.