Así estaban las Tablas de Daimiel el 28 de marzo del 2010. Todavía no se han recuperado del todo, pero con las lluvias y la llegada de la primavera el cambio es más que notable, aunque todavía le falta para llegar a su potencial de belleza. Las últimas imágenes corresponden a las inundaciones que han causado junto a su cauce los ríos Cigüela y Záncara antes de llegar a las Tablas; vistos desde lo alto del Mirador de La Mancha.

No quiero ser más pesado con las Lagunas de Ruidera, así que este será el último post de esta pequeña saga, pero no quería perder la oportunidad de contároslo todo, es una mala práxis periodística… Siempre se ha dicho que el Río Guadiana nace en las Lagunas de Ruidera y que luego desaparece hasta los Ojos del Guadiana. Eso de desaparecer es algo bastante temporal, pero casi siempre está desaparecido. Sólo aparece por arriba, antes de los Ojos, cuando las Lagunas de Ruidera están rebosando o apunto, que es cuando el Pantano de Peñarroya rebosa. Hoy os traigo una fotografía del Pantano rebosando (la primera vez que lo he visto así) y otra del Río tras el Pantano:

Ahora les voy a poner una gráfica que hace embalses.net cada semana sobre la capacidad de los embalses de España. El que les voy a poner indica que el Pantano de Peñarroya estaba al 104,17% de su capacidad. Salvo que sea un fallo, todavía le queda mucha agua para descargar.

Y hasta aquí ha llegado le información sobre las Lagunas de Ruidera y su prolongación hasta el Pantano de Peñarroya. Espero que les hayan gustado las fotografías y el vídeo.

Después de ver las Lagunas de Ruidera rebosantes, me gustaría hacerles una comparación de las mismas con las que hice en marzo del 2008, aunque fue una época muy calurosa y había hasta gente bañándose. Os pongo las del 2008:

Ahora os dejo el vídeo que hice hace unos días, la comparación es…

Perdonad el retraso, casi se me pasa traeros las fotografías que os prometí de las Lagunas de Ruidera. Espero que os gustase el vídeo que os puse hace unos días. Ahora vamos con las fotos:

Lagunas de Ruidera - El Hundimiento

Cascadas en las Lagunas de Ruidera

Ayer pasé la mañana en las Lagunas de Ruidera y me las encontré como pocas veces. No recuerdo haberlas visto nunca antes con tanta agua. Los que las conozcáis me comprenderéis mejor. Mañana pondré unas comparaciones fotográficas con varias fechas de las fotos (sobre todo de las cascadas). Hoy, de momento, os dejo con un pequeño vídeo que he realizado sobre las mismas. Las últimas imágenes corresponden a lo que se llama ‘El Hundimiento’, una parte muy poco conocida y que es de lo mejor de las lagunas:

Hoy ha sido uno de esos días en los que se va a una localidad cercana a comer, en este caso a Villafranca de los Caballeros. Luego se ocurre la idea de ir a Consuegra a ver el Castillo y los Molinos y después volver a casa. Pero todo no ha resultado tan sencillo. Teniendo la idea de que se saldría más rápido de la población, nos hemos aventurado por una de esas carreteras sin arcenes, al estilo americano, que nos llevaba hacia el sur. Hasta el momento todo parecía normal, teníamos que ir al sureste. Pero de pronto, la carretera gira a la derecha y empezamos a ir hacia el oeste. Luego empezamos a ver la sierra y pensamos que sólo nos alejaríamos un poco… Nos encontrábamos donde señala el siguiente mapa, íbamos por la carretera TO 31-60 (que no aparece en los mapas…):

El paisaje clásico manchego de llanuras y viñas se cambiaba por una sierra llena de árboles y montañas muy pétreas con una nube gigante a la altura de las ruedas que hacía que el paisaje se pareciese a las tierras gallegas o a un puerto de montaña. Casi sin coches (sólo 3 en unos 20 Km, entre ida y vuelta… porque ahora os contaré). Todo el paseo (me gusta más llamarlo así) de esos paisajes tranquilos que sólo vemos en la tele, con todo verde, montañas y varios arroyos cruzando la carretera:

Esto es lo que íbamos viendo

Y en el trayecto hemos encontrado algo que me ha encantado:

No me digáis que no os apetecería darle a la manivela para que salga agua y probarla… XD

El viaje estuvo muy bien, y llegamos hasta que la carretera se convertía en camino y no íbamos con un coche muy adecuado para entrar en caminos de tierra en un momento en el que puede llover… Así que decidimos dar la vuelta, pero reconozco que ha sido un trayecto que me ha alegrado. Creo que si hubiera un parador sería uno de esos sitios que les encantan a algunos y que casi nadie conoce. Me alegra ser uno de los pocos que lo conocen!! XD

Lo bueno de perderse es que se habre la posibilidad de conocer algo nuevo…

Os dejo alguna fotografía más:

El periodismo ecológico ha tenido muchos altibajos. Personajes como Félix Rodríguez de la Fuente o Jacques Cousteau generaron una necesidad de naturaleza en la sociedad que difícilmente se vuelva a recuperar. Puede que hayan sido dos hitos, pero su mensaje todavía perdura. Ningún español dirá que no saben quién son. Todos recuerdan el aspecto demacrado de Cousteau o la potente voz de Rodríguez de la Fuente. Ambos, no se limitaron a hablar sobre la naturaleza, si no que se introducían en ella allá a donde iban. Uno en el mar y otro en la tierra, se abrazaban con delfines, lobos, águilas… Hacían que el periodismo diese un paso más y contara sentimientos naturales. Así, Félix Rodríguez de la Fuente contaba porqué aúlla el lobo: “en primer lugar, para comunicarse unos con otros; en segundo lugar, para marcar sus territorios; en tercer lugar, quizá, para expresar la profundísima tristeza del corazón de una especie que dominó medio mundo y que está ya al borde de la extinción”.

El periodismo medioambiental actual tiene dos pautas de evolución: una buena y una mala, como afirmaba ayer el Presidente de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), Luis Guijarro, en una conferencia en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, para un grupo de estudiantes de cuarto curso de periodismo. Por el lado malo, han desaparecido más de diez publicaciones en prensa, en la televisión no tiene apenas programación y se emite en horarios de poca audiencia. Mientras que Rodríguez de la Fuente utilizaba tres años para grabar al lobo, ahora se necesitan resultados rápidos y la calidad y transmisión de información puede no ser la misma. En este sentido, muchos de los estudios ecológicos, ambientales, sobre el cambio climático… necesita períodos prolongados para conocer su evolución y resultados, por lo que en muchas ocasiones no se tratan.

En su cara positiva, la sociedad demanda estar informada sobre lo que le pasa a la naturaleza y piden información, por lo que todos los medios generalistas comienzan a incluir contenido de este tipo. Luis Guijarro también destacaba la importancia de que los políticos hablen sobre ello y que algunos, como Al Gore, se conviertan en showman, porque consiguen captar la atención de la gente y hacen que se preocupen.

Aunque está creciendo cada vez más el espacio que se dedica en los medios de comunicación a la información ambiental, representan el 3,43% del total de noticias, hay algunas que, decía el Presidente de APIA, “pasan sin pena ni gloria, sin que se las atienda ni se les dé la menor importancia, como que el ártico será navegable en el verano de 2020”. Continuaba destacando la importancia, “desgraciadamente”, que se le da en nuestra sociedad a que un equipo de Segunda B gane a un equipo como el Real Madrid.

No sólo que la audiencia esté dispersa y más interesada en otros aspectos, Luis Guijarro destacó la dificultad que tienen con los públicos, pues no todos los que reciban la información van a entenderla y no se puede estar abriendo y cerrando paréntesis para cada palabra. Es un problema divulgativo que necesita por parte de los públicos que vayan reteniendo información para comprender futuros contenidos. Conceptos como CO2, efecto invernadero, Protocolo de Kioto, derechos de emisión,… necesitan una comprensión previa. El Presidente de APIA se defendía de la crítica por la posible dificultad de algunos términos diciendo que “hay conceptos en los deportes, por ejemplo, que puede costar más trabajo comprender, como: safety car, paddock, pole position, fuera de juego, break…”.

En cuanto a los temas que más tratan, continuaba, son el cambio climático, el efecto invernadero, el agujero de la capa de ozono, la acidificación del suelo y del agua, la contaminación, los residuos sólidos urbanos, sanitarios, agrícolas y ganaderos, el deterioro del medio ambiente y la pérdida de la biodiversidad. Siempre, dijo, evitando que les cuelguen la etiqueta de “catastrofistas”, aunque “el periodismo siempre usa el catastrofismo para competir con los demás medios jugando con los titulares; si nosotros lo hiciéramos seríamos doblemente catastrofistas”.

A pesar de tener un trato bastante secundario en la información general, sus contenidos pueden llegar a tener mayor contraste que la que se realiza en otras secciones, como puede ser la política o la social, por ese intento de que no les cataloguen de “catastrofistas” o, despectivamente, de “ecologistas”. Su posición también secundaria en los medios masivos y su escueto trato han encontrado la solución en Internet. En la Red pueden expandirse, hacer seguimientos más minuciosos, se pueden crear foros de debate en los que participen todos los interesados, se pueden abrir nuevas vías de investigación y de colaboración,… Google se ha convertido en el principal aliado de la información medioambiental. Ahora cualquiera puede encontrar una página web seria en la que mantenerse al día y puede contrastar los contenidos. Aunque hayan desaparecido la mayoría de las publicaciones especializadas en papel, se ha abierto una nueva y gran vía. Pero el problema seguirá siendo el mismo: la financiación. En las publicaciones impresas el volumen de negocio de la publicidad apenas llega al 1%, en Internet todavía no hay un modelo de negocio bien definido y es muy difícil crear proyectos rentables que puedan mantener una investigación tan larga como pueden exigir los asuntos medioambientales.

Pero no hay que alarmarse, como decía Luis Guijarro, “Los mejores años para el periodismo ambiental están por llegar, como para el periodismo general. Hay que estudiar, aprovechar nuestro tiempo y hacernos valer en el mundo profesional, fuera de las facultades.

Ayer estuve de excursión (más o menos) en ‘El tren de la naturaleza’. Ha sido una de las mejores cosas que he hecho últimamente. La relajación que da estar en la montaña, la tranquilidad,… y lo bien que me lo pasé allí con los juegos que iban organizando los monitores (Javier y Carlos, gracias!)… muy recomendable, ir si podéis, todavía tenéis hasta octubre.

Este es el último video-reportaje que hago para AgoraNews (al menos por el momento, ya que hemos cerrado la primera temporada de ‘El verano en Madrid’, no sé si habrá más, esperemos al verano que viene). Para ser el último quise un evento especial, lo conseguí, y ha dado como resultado el mejor reportaje de todos los que he hecho. ESPERO QUE OS GUSTE, ya que por el momento no os podré poner más reportajes.

Hace algunas semanas un amigo me comentó como posible video-reportaje ‘El tren de la naturaleza’. La idea me pareció interesante y moví los hilos para hacer el que será mi último video-reportaje en AgoraNews (al menos por el momento). Voy a comentaros un poco en qué consiste:

A las 10:30 en la estación de Cercedilla unos monitores medioambientales (los guías de la ruta) nos ponen un vídeo en uno de los vagones originarios de la línea que une Cercedilla con Cotos, avanzando algunas cosillas sobre las cosas que se verán a lo largo del tren.

Acabado el vídeo-documental los monitores reúnen a todas las personas y las ponen delante de unos mapas y les explican las zonas por las que pasarán. Y ahora comienza el principio de lo mejor: delante de otros cuatro paneles empiezan a preguntar si conocen a cuatro personajes (con nombres que no soy capaz de reproducir); naturalmente nadie los conoce y empiezan las pistas, aunque todavía muy difusas.

Dadas las primeras pistas subimos al tren y nos dirigimos hacia el puerto de montaña de Cotos, más allá del puerto de Navacerrada. Una vez allí comienzan las cuestas con pronunciadas pendientes, los resbalones y el monitor-guía nos dice que si tenemos nos echemos protector solar (aunque parezca extraño, no penséis que en la sierra el sol no apreta, en la sombra la temperatura es muy agradable, pero en el sol termina resultando molesto el calor).

Mientras subimos los monitores nos van acompañando y de vez en cuando nos hacen parar y en cada ocasión hay que descubrir uno de los cuatro pesonajes (que son una piedra, un pájaro, un anfibio y un árbol, no doy más pistas…). Debo reconocer que es un juego perfecto para niños (el 50% de los asistentes, tal vez más), que van ganando puntos en grupos si son los primeros en acertar. Creo que hasta los padres se lo pasaban bien (y yo también).

Terminadas las adivinanzas y bajando hasta un prado comienza la comida, con el cielo ya mostrándonos alguna nube y con una temperatura de unos 20º a la sombra. Después un descansito de 40 minutos en los que la gente puede darse un rodeo por allí cerca, subirse a unos conjuntos de piedra y jugar,…

Pero la comida es el primer indicio de que la excursión se está acabando y, efectivamente, así era. Poco después de comer, en torno a las 15:15 nos disponíamos a volver, pero, una niña se había clavado una astilla y se le había partido dentro (espero que no sea mucho María) tuvimos que acercarnos un rato a una ambulancia militar y allí estuvimos hablando con un soldado que sacó a uno de los perros y, por cierto, nunca había visto a un perro tan bien amaestrado. Le hacía jugar, de golpe le decía “sit” y el perro inmediatamente se sentaba, se alejaba del perro y ni se movía. Impresionante.

El tren nos esperaba desce hacía un rato y no pudismo quedarnos más tiempo jugando con el perro y ya en la estación de tren de Cotos nos dirigíamos hacia Cercedilla y en poco menos de 20 minutos la temperatura subió al menos 6-8ºC, la impresión era un tanto desagradable. Ahora mientras escribo he necesitado encender el ventilador… Aquí en Madrid capital puede que haya 12ºC más. Se fue el fresquito, pero no por mucho si el otoño se acerca rápido.

Un babuíno (babuína) después de ser matado por un leopardo da a luz y… “apadrina” al babuinito.