Quién me lo iba a decir. Llevo 5 meses sin escribir en mi blog… En el último post me ocurría algo similar y dije que escribiría con mayor frecuencia… esta vez no lo puedo decir. En todo este tiempo he publicado a diario en otros blogs y he dejado al mío demasiado tiempo sin contenido nuevo. Es una pena, tengo muchas ideas, pero nada de tiempo.

En estos meses he trabajado en bastantes proyectos de redes sociales, llevando más blogs y otras cuentas en facebook, twitter,… Una locura, pero pensaba que su crecimiento sería exponencial para todas las empresas, pero se haya todavía estancado para la mayoría. Se requiere mucho tiempo y/o dinero para hacer que un cliente pequeñito llegue a tener una imagen medianamente conocida.

Pero lo mejor que he hecho en todo este tiempo, fue unos asuntos de asesoría política que me llevaron a México. Allí estuve 1 mes trabajando a tope. Algo que ni siquiera pensaba hace 5 meses… Esos son los cambios que hay que notar y, después, potenciar. Allí me encontré con un país realmente mal… Sólo con decir que el ejército estaba en la calle ya se puede imaginar lo que ocurría… Pero la gente lo vivía con normalidad, a pesar de que las 4 primeras páginas de cualquier periódico versaban sobre asesinatos políticos… era terrible. En fin, muchas cosas se podrían decir de la política mexicana.

Ahora estoy en España ilusionado con varios nuevos proyectos, unos consolidados y otros que espero que salgan. Sobre todo uno que tiene que ver con mi tierra. El tiempo lo dirá.

Hoy cierro la sesión, sin saber cuándo volveré por aquí (por cierto, agradezco mucho los comentarios que me habéis ido dejando; si que los veo y os he ido contestando casi inmediatamente; ayer me recomendaron leer en el post de La metáfora del cuarto de baño La tragedia de los comunes, y el principio parece muy interesante) con una imagen que me sorprendió, y es que en México DF vivía al lado de… ¡¡la Cibeles!!

Bajo este bonito título se esconden dos personajes de un personaje de Octavio Paz que los desarrolla en El laberinto de la soledad. El siguiente fragmento es de esos que mientras los lees piensas en contárselo a alguien o en escribir algo similar. La identificación es absoluta. Octavio Paz sabía lo que pasaba a su alrededor y lo contaba de una forma tan bella como la siguiente:

Don Nadie, padre español de Ninguno, posee don, vientre, honra, cuenta en el banco y habla con voz fuerte y segura. Don Nadie llena al mundo con su vacía y vocinglera presencia. Está en todas partes y en todos los sitios tiene amigos. Es banquero, embajador, hombre de empresa. Se pasea por todos los salones, lo condecoran en Jamaica, en Estocolmo y en Londres. Don Nadie es funcionario o influyente y tiene una agresiva y engreída manera de no ser. Ninguno es silencioso y tímido, resignado. Es sensible e inteligente. Sonríe siempre. Espera siembre. Y cada vez que quiere hablar, tropieza con un muro de silencio; si saluda encuentra una espalda glacial; si suplica, llora o grita, sus gestos y gritos se pierden en el vacío que don Nadie crea con su vozarrón. Ninguno no se atreve a no ser: oscila, intenta una vez y otra vez ser Alguien. Al fin, entre vanos gestos, se pierde en el limbo de donde surgió.
Sería un error pensar que los demás le impiden existir. Simplemente disimulan su existencia, obran como si no existiera. Lo nulifican, lo anulan, lo ningunean. Es inútil que Ninguno hable, publique libros, pinte cuadros, se ponga de cabeza. Ninguno es la ausencia de nuestras miradas, la pausa de nuestra conversación, la reticencia de nuesro silencio. Es el nombre que olvidamos siempre por una extraña fatalidad, el eterno ausente, el invitado que no invitamos, el hueco que no llenamos. Es una omisión. Y sin embargo, Ninguno está presente siempre. Es nuestro secreto, nuestro crimen y nuestro remordimiento. Por eso el Ninuneador también se ningunea; él es la omisión de Alguien. Y si todos somos Ninguno, no existe ninguno de nosotros. El círculo se cierra y la sombra de Ninguno se extiende sobre México, asfixia al Gesticulador y lo cubre todo. En nuestro territorio, más fuerte que las pirámides y los sacrificios, que las iglesias, los motines y los cantos populares, vuelve a imperar el silencio, anterior a la Historia.

“Rieux hizo una descripción clínica con cifras. Aquel mismo día se contaron cuarenta muertos. El prefecto tomó sobre sí, como él decía, la responsabilidad de extremar desde el día siguiente las medidas prescritas. La declaración obligatoria y el aislamiento fueron mantenidos. Las casas de los enfermos debían ser cerradas y desinfectadas, los familiares sometidos a una cuarentena de seguridad, los entierros organizados por la ciudad en las condiciones que veremos”.

Seguramente ya sabrán a qué libro me refiero: La peste de Albert Camus.

Estamos viviendo unos días inciertos. No sabemos si la gripe puede llegar a ser como la “Gripe española” o si (los últimos datos muestran un menor crecimiento de los contagios) empezará a mitigarse. La incertidumbre ha crecido en la prensa. Ayer el titular de El Mundo decía: ‘Media Europa cogerá la nueva gripe de forma leve según la UE’. También se dice que la “Alerta 6” cada vez está más cerca. Esto si es importante saberlo: “Alerta 5” avisa de la peligrosidad de que una enfermedad se convierta en pandemia (si alguien no entiende una palabra, Word da como sinónimos: epidemia, peste, plaga); “Alerta 6” se da cuando ya se ha declarado la pandemia.

La gripe porcina o gripe A(H1N1) contiene una cepa de gripe humana, una cepa de gripe aviar y dos de la gripe porcina. Es muy contagiosa ya que puede hacerlo a través de la saliva, por vía aérea, por el contacto mano-boca,… Por el contagio por vía aérea se organizó casi un carnaval de mascarillas por todo México y en otras ciudades (yo las he visto en Madrid); pero al Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que no son efectivas porque la porosidad de las mascarillas permite fácilmente el paso de las partículas y que es muy poco probable que el virus pueda transmitirse por el aire sin estar en contacto con ninguna superficie. Cuentan que las mascarillas se repartieron en México por una demanda de la población, según dicen se sienten más tranquilos y seguros y no les hace ningún daño. Médicos de Oxford dicen que las mascarillas sólo han servido para propagar la desconfianza. Lo que si recomiendan es que las lleven los que estén contagiados, porque si estornudan el virus no saldría de ella.

Por desgracia los casos sospechosos ya superan los tres mil casos de sospechosos, los confirmados se acercan a 350. En España los casos contagiados ya llegan a 15 (dos de ellos han sido confirmados mientras escribía estas líneas en Valencia). Por ahora no ha muerto ningún español por la Gripe A, pero ha llegado al país más rico del mundo: EEUU. El caso más curioso es que un guardaespaldas de Obama podría estar contagiado. Y la peor noticia es que ya se han dado, al menos, cuatro casos de contagio indirecto.

La Directora General de la OMS en declaraciones decía que “a OMS y las autoridades sanitarias de los países afectados no tendrán todas las respuestas inmediatamente, pero las obtendremos”. Todavía falta mucho por saber, pero ha pasado muy poco tiempo y no se han podido efectuar todos los estudios pertinentes. Lo poco que sabemos es que prevenir es mejor que curar. Más o menos son las declaraciones del Presidente de México y que han sido aplaudidas por la OMS. Yo personalmente creo que no hay que extremar tanto las cosas aquí y todavía. Si siguen confirmándose casos en España yo me pondré mascarilla que, aunque no son del todo eficaces, son mejor que nada. Por cierto, las más eficaces son las que tienen filtro y las que se usan en la construcción contra el polvo (las de papel son totalmente inútiles).

No quiero perder la oportunidad de volver a usar un fragmento de La peste (uno de los libros que más me han gustado de uno de los escritores que he leído repetidas veces):

“A partir de ese momento, se puede decir que la peste fue nuestro único asunto. Hasta entonces, a pesar de la sorpresa y la inquietud que habían causado aquellos acontecimientos singulares, cada uno de nuestros conciudadanos había continuado sus ocupaciones, como había podido, en su puesto habitual. Y, sin duda, esto debía continuar. Pero una vez las puertas cerradas, se dieron cuenta de que estaban, y el narrador también, cogidos en la misma red y que había que arreglárselas. Así fue que, por ejemplo, un sentimiento tan individual como es el de la separación de un ser querido se convirtió de pronto, desde las primeras semanas, mezclado con el miedo, en el sufrimiento principal de todo un pueblo durante aquel largo exilio”.

Si quieren más información pueden consultar las siguientes páginas (además de la prensa):

http://www.who.int/mediacentre/news/statements/es/ (sección de declaraciones de la OMS)

http://www.who.int/csr/don/es/ (sección de brotes epidémocos de la OMS)

http://www.bbc.co.uk/mundo/ciencia_tecnologia/2009/04/090430_gripe_mascarilla_men.shtml

http://www.eurosurveillance.org/ (especie de periódico de las enfermedades de la UE).