No veáis lo que me duele tener tan abandonado el blog, pero estoy hasta arriba de cosas. He empezado un nuevo trabajo, mantengo colaboraciones,… no doy a basto con todo. Aunque en parte me alegro por ello. Estoy haciendo cosas que hace un año (o menos) ni sabía que existían. Haciendo una mirada retrospectiva, desde el verano pasado, mi vida ha cambiado dos veces de dirección, y creo que se va a producir una tercera dentro de poco, y si el año que viene se producen unos factores, puede que se de un cuarto (o quinto, no sé por qué número irá entonces) cambio de dirección. El caso es que estoy tan felizmente cansado, que cuando tengo algo de tiempo, me quedo medio dormido y no soy capaz ni de ver una peli. Lo de las películas es otro caso en mí: hace un año podía verme si dificultad una película diaria, ahora hay semanas (la última y creo que esta también) en las que no he visto ninguna. Y todavía no ha llegado el período de exámenes… En fin, como decía Phillip Brooks (un predicador americano): no pidáis una carga apta para vuestros hombros, pedir unos hombros aptos para vuestra carga. Así me encuentro yo ahora…

En fin, había pensado que cuando pasaran varios días sin publicar podría, al menos, un vídeo, una imagen y un texto. Empezamos hoy y no sé cuando volveré por aquí…

El vídeo corresponde con una campaña brasileña para que la gente que sale por la noche y bebe, no conduzca. Muy original:

Las siguientes imágenes son muy peculiares, aparecen primero con colores extraños y luego en blanco y negro. Al captar los colores, se graba en la retina y se superponen al blanco y negro, interesante: (si la barra de la primera o los números en la segunda, no siguen una cuenta atrás, pulsar en ellas)

Y el texto es un fragmento de la película de Woody Allen, Annie Hall:

“Hay un viejo chiste, Dos mujeres de edad en un hotel de alta montaña comenta una a la otra, “¡Vaya, aquí la comida es realmente terrible!”, y contesta la otra: “¡Y además las raciones son tan pequeñas!”. Pues básicamente así es como me parece la vida, llena de soledad, histeria, sufrimiento, tristeza y sin embargo se acaba demasiado deprisa.”

Hace ya algún tiempo, por desgracia, que no os pongo nada del libro de Henry David Thoreau: Walden. No es que me haya dejado de gustar, al contrario, es un libro delicioso. Pero requiere mucho tiempo. Es bastante denso, aunque entre tal densidad hay mucha belleza. Ayer vi la fotografía que os pongo abajo y Thoreau ha vuelto a mí. Además, hoy he terminado (por fin) de exámenes y cuando termine varios trabajitos espero volver con Walden. Ahora os dejo con esta fotografía que porta una gran frase de Thoreau:

"La questión no es qué miras, sino qué ves"

Alejando Jodorowsky es un auténtico genio. Es, o ha sido, escritor, filósofo, dramaturgo, actor, poeta, director de cine, guionista  de cómics, instructor del tarot, mimo, psicoterapeuta y psicomago. Yo le conocí con El ladrón del arco iris, película en la que salían dos de mis actores favoritos: Omar Sharif y Peter O’Toole. Luego, de casualidad, descubro que tiene varios libros, luego descubro que tiene muchos y que también hace cómics,… Y, además, descubro que es hispano y luego que da muchas conferencias y que hace poco estuvo en Madrid (agggg, me lo perdí!, ahora toca estar atento). He cogido una nueva adicción: ver sus conferencias en Youtube, Google Video,… Estoy consiguiendo sus cómics y libros y cuando acabe de exámenes seguro que tengo muchas más cosas que contaros de él. De momento, os dejo con unos consejos que nos da para ser feliz:

1. Cuando dudes de actuar, siempre entre “hacer” y “no hacer” escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia.

2. Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad pero no la son.

3. Realiza algún sueño infantil. Por ejemplo: si querías jugar y te hicieron adulto antes de tiempo, ahorra unos 500 euros y ve a jugarlos a un casino hasta que los pierdas. Si ganas, sigue jugando. Si sigues ganando, aunque sean millones, sigue hasta que los pierdas. No se trata de ganar sino de jugar sin finalidad.

4. No hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que se es. Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios. Si eres cantante y no abogado como tu padre, abandona la carrera de leyes y graba tu disco.

5. Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.

6. Una vez por semana, enseña gratis a los otros lo poco o mucho que sabes. Lo que les das, te lo das. Lo que no les das, te lo quitas.

7. Busca todos los días en el diario una noticia positiva. Es difícil encontrarla. Pero, en medio de los acontecimientos nefastos, siempre, de manera casi imperceptible, hay una. Que se descubrió una nueva raza de pájaros; que los cometas transportan vida; que un nene cayo desde un quinto piso sin dañarse; que la hija de un presidente intento suicidarse en el océano y fue salvada por un obrero del cual se enamoro y se casaron; que los jóvenes poetas chilenos bombardearon con 300.000 poemas, desde un helicóptero, a La Moneda, donde fue eliminado Allende, etc.

8. Si tus padres abusaron de ti cuando pequeño/a, confróntate calmadamente con ellos, en un lugar neutro que no sea su territorio, desarrollando cuatro aspectos: ‘Esto es lo que me hicieron. Esto es lo que yo sentí. Esto es lo que por causa de aquello ahora sufro. Y esta es la reparación que pido’. El perdón sin reparación no sirve.

9. Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal donde nadie pueda entrar sin tu permiso.

10. Cesa de definirte: concédete todas las posibilidades de ser, cambia de caminos cuantas veces te sea necesario.

Alejandro Jodorowsky

En estos días es muy frecuente que los estudiantes universitarios estén en exámenes (yo soy uno de ellos), y a veces se necesita cualquier cosa que te dé razones para esforzarte un poco más. Hoy en el metro una persona iba a mi lado leyendo y en su marcapáginas ponía:

El futuro no es un regalo. Es una conquista.

(Robert Kennedy)

La fortaleza de frases como esta es incuestionable. Os dejo algunas más y suerte con los exámenes!

  • “Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?”
  • “Hay un pasado que se fue para siempre pero hay un futuro que todavía es nuestro” (F.W. Robertson)
  • “El que adelante no mira, atrás se queda” (Refrán)
  • “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad” (Victor Hugo)
  • “No sabemos lo que el futuro tiene para nosotros, pero sí sabemos quién tiene el futuro en sus manos” (Willis Ray)

Me encanta la casualidad. Gracias a ella descubro, pasado un tiempo, muchas cosas. Lo bueno de esperar hasta que suceda una casualidad es que se coge con un encanto mucho más bonito y el recuerdo de algo bonito emerge.

Hace al menos 4 meses vi una película muy poco conocida, pero en la que salían dos de mis actores favoritos juntos y por segunda vez. Los actores eran Peter O’Toole y Omar Sharif, en la película ‘El ladrón del arcoíris’. Película que os recomiendo y en la que salía una canción que resulta ser de Alessandro Marcello, la obra: Concerto for oboe and strings – 2nd movement – Adagio – in C minor. Pero no pude descubrir qué canción era porque la película no tuvo trascendencia y no hay nada en Internet. La película sólo se puede ver en versión original. Pero ayer, vi ‘La casa de la alegría’ y me ilusioné al oír nada más empezar la canción que ahora os pongo. Esta vez sí la encontré

En la primera de las películas se utiliza una versión en trompeta que para mi gusto es mucho mejor. La parte en cuestión se encuentra en el siguiente vídeo a partir del minuto 3:11.

Después de escuchar esta canción me meto en el papel de Peter O’Toole en la película y luego me voy a su papel en Lawrence de Arabia. Acto seguido me voy a uno de los libros que escribió Sir Thomas Edward Lawrence (Rebelión en el desierto) y me viene a la cabeza una de sus mejores frases:

A veces, cuando me enfurezco por algo que me parece injusto, pido a Dios que permita que la tierra choque con el sol de una vez por todas, impidiendo así que los dolores de todos continúen y para que jamás los tengan quienes aún no han nacido. Pero cuando me siento feliz me gustaría tumbarme a la sombra y hasta convertirme en sombra yo mismo. Esos dos sentimientos aislados son, en sí mismos, una estupidez.

Os dejo también la canción para oboe, como la compuso Marcello:


Agustín Brañas en su blog, publicó el primer artículo del año que me ha llamado la atención. Lo titulaba ‘Conjugando el verbo HACER”, y lo que realmente me gustaría destacar es el vídeo que pone, una entrevista de Eduard Punset a Roger Schank, parte de “Crisis educativa”, uno de los programas emitidos en Redes. Antes de poner el vídeo, y como sé que alguno de vosotros será profesor, os quiero dejar con una frase en la cabeza mientras escucháis la entrevista. La frase es de Warren Buffet (inversionista, empresario y filántropo estadounidense) y dice así: “No vale la pena hacer bien lo que, para empezar, no vale la pena hacer”. Vean el vídeo y después vuelvan a reflexionar sobre esta frase, cogerá un nuevo sentido:

Me gustaría que comentáseis lo que puede significar ahora la frase que os destacaba antes de Warren Buffet :“No vale la pena hacer bien lo que, para empezar, no vale la pena hacer”.

Y no quiero dejar pasar la oportunidad de poneros otra frase sobre el hacer, esta es de Albert Einstein y dice así: “Lo importante es no dejar de hacerse preguntas”

Esta semana vi a mi hermana viendo una serie que “dejé” de ver hace unos meses porque tenía otras y me dijo que se había enterado de que ya no habría más temporadas. No me gustó nada la noticia. Es cierto que dejé de verla, pero no porque no me gustase. Al ver los 7-8 capítulos que me quedaban me ha encantado. Creo que es la única serie estrictamente de policías que he visto. Lo que más me gustaba era la filosofía zen-positiva del protagonista. Es una filosofía que me ha cambiado totalmente. No la adopté con la serie, lo hice mucho antes, hará 4-5 años ya. Pero cada vez que veía la serie me daban más ganas de leer algo zen, de escuchar música zen, de hacer relajación zen, de hablar con alguien incorporando cosas del zen,… De tocarme los ****** en plan zen… XD, lo que fuese. La segunda temporada y última (de momento) termina genial, dejando miles de temas abiertos. Espero que cuando la NBC viva mejores momentos (lo cual está cada vez más complicado por el nuevo panorama que ha creado Internet) haya una tercera temporada o que alguien compre los derechos de la serie, cualquier cosa. En fin… en honor a la serie os dejaré algunas frases-regalitos que nos daba Charlie Crews en cada programa:

(L: interrogada, A: otro interrogado, C: protagonista, R: su compañera)

L: Bueno, en realidad no trabajamos allí. Sólo es más probable que trabajemos allí que que no trabajemos.
A: No bromees con ellos, no son tus alumnos, son policías.
L: Entonces sabrán que todo está en movimiento, y que las partículas que forman parte de todo nunca están en un mismo sitio… Por lo tanto, si nunca están en el mismo sitio, nunca son, verdad?
C: Yo siempre estoy en movimiento, nunca estoy en el mismo lugar, nunca estoy “aquí”.
L: Sólo es más probable que esté aquí que que no lo esté.
C: *Sonríe* No estoy aquí. Te gusta, verdad?
R: *Le devuleve la sonrisa* Ojalá fuera cierto…

Todos mentimos…, la verdad es que es mentira

Más frases, aunque en inglés, aquí.