Argentina


El pasado lunes 14 de julio presencie algo que para cualquier habitante de mi nación tendría que ser toda una vergüenza, pero a pesar de todo parece que a nadie le importa que se difunda información equivocada sobre la historia de mi tierra y de sus presidentes y constitución.

Un programa muy popular, que también se encuentra en otros países incluyendo España, conocido como CQC (o Caiga Quien Caiga). Paso en una de sus secciones conocida como CQ Test; en la cual se le da al concursante (famoso de la televisión) una serie de 5 preguntas con un reloj en contra, tomando el tiempo final como el nivel intelectual de la persona; en este caso a un par de modelos conocidas como las mellizas griegas (dos personitas que tienen menos fama que un goleador ruso), a las que se les formulo las 5 preguntas como es habitual y obtuvieron el puntaje mas bajo de toda la historia del CQ Test.

Sin dar mas vueltas podemos decir que ninguna de las preguntas era algo inesperado como decir: “¿Cual es la formula impuesta por Einstein para obtener la Bomba Atómica?”, si no preguntas que con un mínimo de conocimiento pueden ser respondidas. Toda esta información que doy no es para destacar la falta de conocimiento de estas “modelos” si no para destacar la clara equivocación histórica de la que padecen todos los habitantes de la ciudad autónoma de Buenos Aires; ya que una de las preguntas que se formularon fue: “¿Cual fue el primer presidente argentino?”, una pregunta que resulta fácil de contestar para cualquier argentino, excepto para estas modelos que creían que nuestro primer presidente gobernó unos 100 años mas tarde de lo que indica la historia. Esto resulta grave; pero mas grave resulta que un programa que gana popularidad burlándose e ironizando todo lo que sucede en el país, el cual esta compuesto por adolescentes de 40 años que creen ser intocables, diga que el primer presidente argentino fue Bernardino Rivadavia.

Así que seré solidario y le daré unas clases de historia a los que trabajan en CQC Argentina para que no se vuelvan a equivocar:

Rivadavia fue un maldito porteño que prácticamente vendió a la argentina a nuestros eternos enemigos los ingleses y enterró a esta amada tierra en su primera deuda externa que el ni siquiera pago, retrasando el progreso de lo que hubiese sido una gran potencia. Y con respecto a lo de presidente si fue presidente, pero no me digan que un presidente es presidente cuando no existe una Constitución y además se proclama presidente; si a eso llaman presidente entonces se explica todo lo malo en el mundo.

Ahora seguiré siendo solidario dándoles a conocer quien fue el verdadero primer presidente argentino:

Nuestro primer presidente fue un hombre de mi tierra Entre Ríos, mas específicamente de la ciudad de Concepción del Uruguay. Su nombre era Justo José de Urquiza, quien derroto al caudillo Federal Juan Manuel de Rosas quien había sumergido al país en un estado dictatorial que retraso al país en su producción y lo llevo a desangrarse entre fusilamientos, guerras y genocidios (dejando chiquito a Vitela). Luego de derrotar a Rosas en la batalla de Caseros el congreso constitucional en Santa Fe sancionó la Constitución y Urquiza pasó a ser el primer presidente argentino.

Luego de las clases que les e dado espero que los “adolescentes” del programa CQC Argentina para la próxima vez no pasen tanta vergüenza de aquellos que saben un poco de historia.

Las cosas se siguen complicando en Argentina. La presidenta no consigue controlar los crecientes movimientos contrarios que ya surgen en sus más próximas cercanías. Hoy L.M.V. nos vuelve a contar cómo lo ven allí, desde dentro.

“Un principio justo desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”

José Martí

Como en una previa de fútbol, se realizaron dos actos casi simultáneos a favor uno del campo y otro del gobierno. De estos no se tiene mucho que hablar pues sólo fueron palabras y nada de acciones o intentos (concretos) para mejorar la situación (al borde de la crisis) en que parece que se encuentra el país.

Luego de entabladas luchas entre el campo y el gobierno, se logró llevar al senado el proyecto de ley impuesto por el gobierno que impone las retenciones móviles a la exportación de granos (de soja); luego de meses de enfrentamientos entre los dos bandos y fuertes rumores de conspiraciones e incitaciones a la violencia.

Luego de más de 16 largas horas de debate, la banca del peronismo K (Kirchnerista) no logró alcanzar la mayoría necesaria de votos para lograr que se apruebe el proyecto de manera oficial. Ambos bandos quedaron en un cabeza a cabeza en 36 votos para cada uno, lo que llevó a que se necesitara el voto del vicepresidente julio Cobos para llegar un resultado final.

La incertidumbre se mantuvo hasta el final, sobre todo cuando se conoció que el senador radical Emilio Rached no votaría a favor del proyecto oficial. Hasta ese momento, el Gobierno festejaba la definición favorable a las retenciones de Ramón Saadi, que era el último indeciso.

Los discursos de los dos últimos legisladores, por la oposición el radical Ernesto Sanza, y por el oficialismo, Miguel Pichetto, tuvieron tonos dramáticos.

Por su lado Sanz, senador radical por Mendoza, instó hoy al vicepresidente Julio Cobos que ‘piense en el país ‘y vote ‘en contra‘ de la resolución 125 del oficialismo por las retenciones. Sanz le habló ‘de mendocino a mendocino ‘y expresó que ‘ojalá Dios lo ilumine porque muchas cosas están en juego en la Argentina‘. También resaltó que Cobos cumplió en el último mes un rol de ‘grandeza, autonomía e independencia ‘y le reclamó que repita esas cualidades en su posible voto de desempate.

Miguel Ángel Pichetto afirmó que en el debate que se da en la Cámara Alta ‘está en juego la autoridad institucional”. ‘Este debate no es solamente económico, de recursos, de dos mil millones de dólares, de intereses. Es un debate en el que está en juego la autoridad institucional‘, enfatizó el senador, el último orador antes de que se vote el proyecto oficial de retenciones.

El mendocino pretendió, antes, evitar tener que pronunciarse y solicitó un cuarto intermedio e hizo un llamamiento a los jefes de los bloques para que hicieran modificaciones en sus posturas con el fin de llegar a un proyecto consensuado.

“Vamos a pedirle que haga uso de la facultad que otorga el reglamento, este debate está agotado, el Congreso ha hecho un esfuerzo extraordinario para buscar lo que usted plantea, el consenso”, argumentó Miguel Ángel Pichetto, tras lo cual, lacónico, le dijo a Cobos: “No me gustaría estar en su lugar”.

En el mismo sentido, Ernesto Sanz, jefe del bloque radical, se mostró a favor de “resolverlo esta noche”.

A continuación el vicepresidente de la Nación retomó la palabra. “Desde lo político, desde la institucionalidad, dicen que tengo que acompañar por el riesgo que esto implica. Mi corazón dice otra cosa”, empezó su segundo discurso Cobos.

Y antes de votar en contra del oficialismo, argumentó su justificación. “Es uno de los momentos más difíciles de mi vida. No persigo ningún interés. La presidente me va a entender porque no creo que sirva una ley para solucionar el conflicto. La historia me juzgará no sé como. Pero quiero que esto se entienda. No puedo acompañar. Actúo conforme a mis convicciones. Le pido a la presidenta que envíe un nuevo proyecto. Pido perdón si me equivoco. Mi voto no es positivo”, concluyó el vicepresidente de la Nación..

L.M.V.

(Nuestro primer colaborador nos va a ir contando poco a poco la situación que está viviendo su país, Argentina. Algunos hablan de revolución, otros de usar las armas para defender la Constitución, otros símplemente quieren quitar a ‘Cristina’ del poder. L.M.V. nos irá mostrando qué ocurre, cómo ocurre, quién hace que ocurra y por qué ocurre).

“Cuando la Patria esta en peligro, todo esta permitido, excepto, no defenderla”

José de San Martín

 

Desde el 14 de marzo de 2008, día en que comenzaron los cortes de rutas en contra de las retenciones móviles a la exportación de granos (liderado entre otros por el “Caudillo” Alfredo De Angelis), dando así comienzo a una extensa (y aun inconclusa) “Guerra Gaucha”.

En los meses siguientes solo se pensaba en si las góndolas tendrían alimentos, en cómo se abastecerían, etc. Convirtiendo al famoso ‘cacerolazo’ en moneda corriente, junto con las acusaciones de conspiración y planes de derrocar el gobierno elegido por el pueblo.

Poco a poco el ambiente se a puesto mas denso con piqueteros que calientan las calles; como Luís D’Elia que incluso llego a incitar a la violencia citando un fragmento del Art. 21 de la Constitución argentina que habla de levantarse en armas contra quienes amenacen a la patria, o en frases como: “Esta es una guerra total y los vamos a ir a buscar en todo el país”. Otros sucesos que han irritado al pueblo son las repetitivas situaciones de cortes de ruta que comienzan y terminan para volver a comenzarlos. O los constantes discursos presidenciales (de extensa duración) que no llevan a ninguna parte o incluyen sentencias como: “los piquetes de la abundancia”, todo esto sin mirar su propia gula. En un intento de justificar que el dinero de las retenciones ira al pueblo, cuando la Señora Presidente planea construir un tren bala de un costo de US$ 10.000.000, pero eso es otro tema.

En conclusión esta “Guerra Gaucha” es una prolongación de aquella (tal vez interminable) guerra entre Unitarios y Federales (Bs. As.Vs.. Interior del pais), que como en aquellos tiempos llevó a desangrar al país con sus guerras civiles y gobiernos dictatoriales; que ahora vuelve con sus ideales y sus “caudillos” en forma de cortes de ruta y cacerolazos en abundancia.

Esto solo a sido una breve mirada a la Argentina actual, la que alguna vez amenazó con ser un glorioso estado europeo en Latinoamérica y ahora se ve correr su sangre por ver quién se lleva más.

 

L.M.V.