Hoy, después de más días de inactividad de los que esperaba, os dejo con un vídeo (al final) y unas citas  (que os he buscado y os he puesto en el orden del vídeo para que no os liéis con la voz mecánica del vídeo) de la Biblia que presuponen que dicho libro podría tener muestras de vida extraterrestre:

  • Aconteció que mientras ellos iban caminando y hablando, un carro de fuego, con caballos de fuego, los partió a los dos, y Elías subió al cielo en un torbellino (Reyes, 2, 11:12)
  • Jehová iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche. 22 Nunca se apartó del pueblo la columna de nube durante el día, ni la columna de fuego durante la noche […] La nube tenía un origen milagroso y un carácter sobrenatural. . Podemos imaginar la nube como  la cubierta del fuego, de modo que por el día apareciera como nube oscura en contraste con la luz del sol, pero por la noche como esplendor ardiente. Cuando esta nube iba delante del ejército de Israel, asumió la forma de una columna; de modo que por día se asemejara a una columna oscura de humo que se levantaba para arriba hacia el cielo, y por noche una columna de fuego, mostrando al ejército entero qué dirección debería tomar. Pero cuando permanecía estacionada sobre el tabernáculo, o bajaba sobre él,  tomaba lo más probablemente posible la forma de un globo redondo en la nube. El fuego en la columna de la nube era igual al que le reveló el Señor a Moisés en la zarza, y descendió luego sobre el Sinaí en medio de un trueno y del aligeramiento en una nube gruesa. Era un símbolo del “celo del señor,”. . . Esta muestra de la presencia de Dios nunca salió de Israel siempre y cuando el pueblo continuó en el desierto (Éxodo 13, 21-22)
  • Aún estaba hablando Aarón a toda la comunidad de los israelitas, cuando ellos miraron hacia el desierto, y he aquí que la gloria de Yahveh se apareció en forma de nube (Éxodo 16, 10)
  • Dijo Yahveh a Moisés: “Mira: Voy a presentarme a ti en una densa nube para que el pueblo me oiga hablar contigo, y así te dé crédito para siempre.” Y Moisés refirió a Yahveh las palabras del pueblo (Éxodo, 19, 9)
  • Al tercer día, al rayar el alba, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte y un poderoso resonar de trompeta; y todo el pueblo que estaba en el campamento se echó a temblar (Éxodo 19, 16)
  • Entonces Moisés hizo salir al pueblo del campamento para ir al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie del monte (Éxodo 19, 17)
  • Todo el monte Sinaí humeaba, porque Yahveh había descendido sobre él en el fuego. Subía el humo como de un horno, y todo el monte retemblaba con violencia (Éxodo 19, 18)
  • El sonar de la trompeta se hacía cada vez más fuerte; Moisés hablaba y Dios le respondía con el trueno (Éxodo 19, 19)
  • Y el pueblo se mantuvo a distancia, mientras Moisés se acercaba a la densa nube donde estaba Dios (Éxodo 20, 21)
  • Y subió Moisés al monte. La nube cubrió el monte (Éxodo 24, 15)
  • La gloria de Yahveh descansó sobre el monte Sinaí y la nube lo cubrió por seis días. Al séptimo día, llamó Yahveh a Moisés de en medio de la nube (Éxodo 24, 16)
  • La gloria de Yahveh aparecía a la vista de los hijos de Israel como fuego devorador sobre la cumbre del monte (Éxodo 24, 17)
  • Moisés entró dentro de la nube y subió al monte. Y permaneció Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches (Éxodo 24, 18)
  • Y una vez entrado Moisés en la tienda, bajaba la columna de nube y se detenía a la puerta de la Tienda, mientras Yahveh hablaba con Moisés (Éxodo, 33, 9)
  • Todo el pueblo veía la columna de nube detenida a la puerta de la Tienda y se levantaba el pueblo, y cada cual se postraba junto a la puerta de su tienda (Éxodo, 33, 10)
  • Yahveh hablaba con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo.  Luego volvía Moisés al campamento, pero su ayudante, el joven Josué, hijo de Nun, no se apartaba del interior de la Tienda (Éxodo, 33, 11)
  • Descendió Yahveh en forma de nube y se puso allí junto a él. Moisés invocó el nombre de Yahveh (Éxodo 34, 5)
  • La Nube cubrió entonces la Tienda del Encuentro  y la gloria de Yahveh llenó la Morada (Éxodo 40, 34)
  • Moisés no podía entrar en la Tienda del Encuentro, pues la Nube moraba sobre ella y la gloria de Yahveh llenaba la Morada (Éxodo, 40, 35)
  • En todas las marchas, cuando la Nube se elevaba de encima de la Morada, los israelitas levantaban el campamento (Éxodo 40, 36)
  • Pero si la Nube no se elevaba, ellos no levantaban el campamento, en espera del día en que se elevara (Éxodo 40, 37)
  • Porque durante el día la Nube de Yahveh estaba sobre la Morada y durante la noche había fuego a la vista de toda la casa de Israel. Así sucedía en todas sus marchas (Éxodo 40, 38)
  • Dijo Yahveh a Moisés: Di a tu hermano Aarón que no entre en cualquier tiempo en el santuario que está tras el velo, ante el propiciatorio que está encima del arca, no sea que muera: pues yo me hago ver en la nube encima del propiciatorio (Levíticos 16, 2)
  • El día en que se erigió la Morada —la Carpa del Testimonio— la nube la cubrió, y desde el anochecer hasta la mañana estuvo sobre ella con aspecto de fuego (Números 9, 15)
  • Así sucedía siempre: la nube cubría la Morada y de noche tomaba el aspecto de fuego (Números 9, 16)
  • Siempre que la nube se alzaba por encima de la Morada, los israelitas levantaban el campamento; y en el lugar donde se detenía la nube, allí acampaban (Números 9, 17)
  • A una señal del Señor, levantaban el campamento; a otra señal del Señor, acampaban, y permanecían acampados mientras la nube se quedaba detenida sobre la Morada (Números 9, 18)
  • Cuando la nube se detenía sobre la Morada varios días, los israelitas acataban la orden del Señor y no levantaban el campamento (Números 9, 19)
  • Cuando la nube estaba sobre la Morada unos pocos días, permanecían acampados de acuerdo con la señal del Señor; y a una nueva señal del Señor, levantaban el campamento (Números 9, 20)
  • Cuando la nube sólo se detenía desde el atardecer hasta la mañana, levantaban el campamento por la mañana, tan pronto como se alzaba la nube. De día o de noche, siempre que se alzaba la nube, levantaban el campamento (Números 9, 21)
  • Siempre que la nube estaba sobre la Morada —ya fueran dos días, un mes o un año— los israelitas permanecían acampados y no levantaban el campamento (Números 9, 22)
  • Pero a una señal del Señor, partían. Así acataban la orden del Señor, conforme a las instrucciones que él les había dado por medio de Moisés (Números 9, 23)
  • En el segundo año, el día veinte del segundo mes, la nube se alzó por encima de la Morada del Testimonio (Números 10, 11)
  • y los israelitas fueron avanzando por etapas desde el desierto del Sinaí, hasta que la nube se detuvo en el desierto de Parán (Números 10, 12)
  • Desde que dejaron el campamento, la nube del Señor estaba sobre ellos durante el día (Números 10,34)
  • Entonces el Señor descendió en la nube y le habló a Moisés. Después tomó algo del espíritu que estaba sobre él y lo infundió a los setenta ancianos. Y apenas el espíritu se posó sobre ellos, comenzaron a hablar en éxtasis; pero después no volvieron a hacerlo (Números 11, 25)
  • Dos hombres —uno llamado Eldad y el otro Medad— se habían quedado en el campamento; y como figuraban entre los inscritos, el espíritu se posó sobre ellos, a pesar de que no habían ido a la Carpa. Y también ellos se pusieron a hablar en éxtasis (Números 11, 26)
  • el Señor descendió en la columna de nube y se detuvo a la entrada de la Carpa. Luego llamó a Aarón y a Miriam. Los dos se adelantaron (Números 12, 5)
  • Apenas la nube se retiró de encima de la Carpa, Miriam se cubrió de lepra, quedando blanca como la nieve. Cuando Aarón se volvió hacia ella y vio que estaba leprosa (Números 12, 10)
  • se la pasarán a los habitantes de esa tierra. Ellos han oído que tú, Señor, estás en medio de este pueblo; que te dejas ver claramente cuando tu nube se detiene sobre ellos; y que avanzas delante de ellos, de día en la columna de nube, y de noche en la columna de fuego (Números 14, 14)
  • que los precedía durante la marcha para buscarles un lugar donde acampar: de noche en el fuego, mostrándoles el camino que debían seguir, y de día en la nube (Deuteronomio 1, 33)
  • Entonces Salomón dijo: “El Señor ha decidido habitar en la nube oscura (2º Crónicas 6, 1)
  • Sí, yo te he construido la Casa de tu señorío, un lugar donde habitarás para siempre (2º Crónicas 6, 2)
  • Ezequiel tuvo una visión de la Gloria, que Dios le mostró sobre el carro de los Querubines (Eclesiástico, 49, 8)
  • porque se acordó de los enemigos en la tempestad y favoreció a los que siguen el camino recto (Eclesiástico, 49, 9)
  • Nadie en la tierra fue creado igual a Henoc, porque él fue arrebatado de la tierra (Eclesiástico, 49, 14)