Todos sabemos que todos los medios de comunicación no son iguales y que dentro de cada uno se pueden hacer mejor unas cosas u otras. El periodismo de investigación, además, es el tipo de periodismo que más necesita del medio, porque es muy caro y se necesita mucha dedicación. Por tanto, si este tipo de periodismo necesita tanto de los medios, en sentido económico, lo normal sería que las presiones sobre los periodistas que se dediquen a esta labor sean grandes. Veamos lo que nos cuentan nuestros entrevistados:

Francisco Pérez Caballero: “en la mayoría de los casos, ni siquiera te pones en la tesitura de ir contra tu medio. Todo el mundo sabe de qué pie cojea cada medio. La presión casi nunca es directa. Es algo tan sencillo como que si estás en la Cadena COPE no se puede decir nada malo de la Iglesia. Nadie lo va a hacer”.

–          Melchor Miralles: “la presión que se recibe desde el medio depende de las empresas. Yo solo puedo hablar de mí. En Diario 16 recibí presiones que superaba con el apoyo del director, y me fui cuando despidieron al director por defender mi trabajo. En El Mundo nadie me ha presionado jamás. La confianza y ayuda del editor no es importante, es absolutamente imprescindible. Sin el apoyo del editor y de la empresa no es posible investigar nada de verdad”.

Además, Miralles tiene experiencia en lo que dice, durante la investigación del ‘Caso GAL’ surgió el diario El Mundo porque en el medio sufrían demasiadas presiones de los editores y casi les impedían seguir su investigación.