En el curso online de periodismo de investigación que se ofrece en Mediatico.com  dice lo siguiente sobre el secreto profesional:

Es un derecho de todos los periodistas a no revelar las fuentes, así como a mantener en secreto las cintas o material utilizado en la investigación. El periodista se puede acoger al mantenimiento del secreto sobre otros aspectos colaterales referentes a como ha obtenido la información que revela y que podrían averiguar la fuente. Existe un vacío legal ya que todavía no se ha dictado ninguna Ley Orgánica que regule este derecho. Se considera que la futura ley que se hiciera sobre esto debería garantizar la privacidad de las informaciones del periodista.

Este derecho que tiene todo el mundo tiene un fallo: las informaciones pueden ser interceptadas por ley. También debería regular los registros judiciales en las sedes de los periódicos o en los domicilios particulares de los periodistas. La ley también debería determinar si el secreto profesional exime o no a los periodistas de la obligación que tiene toda persona a denunciar algún delito, ya que la no denuncia también es delito.

Como se acaba de decir, no hay ninguna Ley Orgánica que regule el secreto profesional por lo que existe un vacío legal. Conozcamos la opinión de Pérez Caballero y de Miralles:

Francisco Pérez Caballero: “siempre se dice que tenemos ese derecho. La ley te ampara, pero qué secreto profesional estás ocultando. Si te mandan declarar y no revelas una fuente el juez puede proceder contra ti. Te ampara ese derecho, pero es como la cláusula de conciencia. Puedes demandar a tu empresa, pero si lo haces te vas a cerrar las puertas de todos los medios de comunicación de España. No es que estén poco desarrollados, es que son difíciles de aplicar. En general un periodista no debe revelar sus fuentes”.

–          Melchor Miralles: “lamentable. Creo que es urgente desarrollar la Constitución en este punto con carácter de urgencia”. Por el contrario no cree que sea necesario crear un Estatuto del Periodista: “no creo que haya que legislar más. Con respetar la ley en vigor es más que suficiente”.

El secreto profesional aparece recogido en la Constitución, pero bien es cierto que su desarrollo puede ser complicado, porque se puede utilizar para encubrir mentiras. Bien es cierto que en algunos casos sería más que necesario, pero los vicios que se desarrollarían con su total permisibilidad serían peores, probablemente, que el hecho de que se quedase como está.