Antes de avanzar con lo que expresa el décimo título, es importante ver las respuestas de los entrevistados a la pregunta ¿vale todo en el periodismo de investigación?:

Francisco Pérez Caballero: “yo no soy muy partidario de la cámara oculta, a me parece que es un medio que se puede utilizar para conseguir cierta información pero que luego puede ser muy engañosa, porque las personas cuando saben que están siendo filmadas tienen una actitud, pero cuando no les pones una cámara oculta tú puedes casi empujar a que delinca mucha gente; si les pones un cebo mucha gente puede cruzar esa línea. Entonces, ¿hasta qué punto estás manipulando la realidad? Estás interviniendo. Cuando estás haciendo una investigación debes ver lo que hay, no poner cosas allí para que tu investigación sea más bonita y llamativa. No vale todo. Cada uno tendrá una conciencia y una manera de hacer las cosas. Lo que sí está claro es que puedes llegar más lejos si el objetivo es mayor, si estás buscando un bien común para todo el mundo y que podría ser revelador, si sabes que hay alguien que está matando a muchas personas y sabes que si le pones una cámara oculta lo vas a descubrir, lógicamente hay que tragarse las cosas que pueden parecer menos adecuadas, si el fin es bueno. Hay que ponerse uno mismo ciertos límites”.

–          Melchor Miralles: “creo que no hay ninguna actividad en la vida en la que valga todo, ninguna”.

Tras este pequeño inciso, vamos con lo que opinan sobre la validez del periodismo de investigación a base de talonarios:

–          Francisco Pérez Caballero: “creo que siempre se ha utilizado la seducción para conseguir información. ¿Pagar una entrevista? Pues a alguien que se ha acostado con un famoso, no se la pagaría. Pero a un hombre que me puede revelar datos determinantes para una investigación sobre un caso de corrupción política, pues igual merece la pena, porque ese desembolso puede ir a favor del bien común”.

–          Melchor Miralles: “creo que es legitimo en ocasiones pagar por una información, si lo que estas pagando es el tiempo que una fuente tiene que dedicarte en la búsqueda de la comprobación de los datos que te suministra”.

Si el periodismo de investigación a base de talonarios persigue una información que también se puede conseguir con una filtración, ¿en qué se diferencian?:

Francisco Pérez Caballero: “que te envíen un dossier completo significa que te están dando lo que ellos te quieren dar, es decir, lo que les interesa. Pagar por la información, depende. Si es única, exclusiva, que una persona sólo la vaya a soltar si la vende, pues hay que valorarla. No es la mejor manera de obtener la información pagándola, lo mejor sería tener un equipo de investigación, pero a veces no queda más remedio”.

–          Melchor Miralles: “yo no pagaría a cambio de un papel y adiós. Pero he pagado y volvería a hacerlo a personas que, además de entregarme unos papeles, han estado semanas a mi disposición para comprobar la veracidad de la historia”.

Llegados a este punto, y para evitar confusiones, tal vez sea necesario ver las diferencias entre periodismo de investigación y periodismo de filtración:

Francisco Pérez Caballero: “no tienen nada que ver. Por definición, la filtración no es investigación. Lo que sucede es que en una investigación de pueden ir filtrando datos. La filtración puede ser el inicio o el apoyo de una investigación, es un añadido, no una investigación en sí”.

–          Melchor Miralles: “detrás de cada noticia hay una filtración. Lo que no es admisible, y hay quien lo hace, es recibir una información, un dossier, y sin más publicarlo o emitirlo. Eso es inadmisible. Pero detrás de cada gran historia hay una fuente que te ha filtrado algo”.