Antes de empezar quería destacar una frase de Melchor Miralles durante la entrevista: “ninguna fuente de información es mala para un periodista, lo que importa es que lo que te cuente sea verdad, no la intención o la catadura moral de la fuente, que es intrascendente si los hechos son veraces. El periodismo de investigación o es independiente o no es periodismo”.

Ante la pregunta ‘¿qué tipos de filtros para contrastar la información se suelen utilizar en el periodismo de investigación?’, nuestros entrevistados contestaron lo siguiente:

–          Francisco Pérez Caballero: “por desgracia, los periodistas estamos muy perseguidos por la justicia, antes siempre fallaba a favor del periodista. Ahora hay abogados que se dedican a perseguir a periodistas que se han podido equivocar simplemente en un dato, denunciarle y sacarle todo el dinero que tiene. Hay que ser muy cuidadoso y cubrirse bien las espaldas. Tienes que tener tus grabaciones, tus contactos bien hechos, saber si la persona que te cuenta algo tiene credibilidad, si te dicen algo de una persona intentar hablar con ella también,… No puedes lanzarte a la piscina en el mal sentido, no puedes publicar una noticia aunque creas que es verosímil, aunque creas que es real, si no tienes las pruebas de que eso es real, te arriesgas a una demanda. Sin documentos o personas que te estén apoyando, es muy arriesgado. Los filtros que hay que pasar son los de la honradez propia, saber que no estás mintiendo y tener datos fiables, fuentes que te merezcan respeto y documentos filmados, grabados, fotografiados,…”.

–          Melchor Miralles: “yo solo pongo el que te he dicho antes, el de comprobar la veracidad, y hay una máxima que a veces echo de menos en el periodismo en los casos complicados que es la de al menos tener la información contrastada en dos fuentes”.

Para saber de qué estamos hablando al decir fuentes informativas, manejaremos varias definiciones:

–          RAE: “Confidencias, declaraciones o documentos que sirven de base para la elaboración de una noticia o reportaje periodístico. Y también: las personas que emiten esas declaraciones”.

–          Gerbert Gans: “fuente de información es la persona o grupo de personas que el periodista observa o entrevista y que le proporcionan las informaciones de base o los apuntes para una noticia. También consideramos fuente de información a los documentos o depósitos de la información que pueden ser consultados, tales como archivos, libros, revistas…”.

–          Isabel Villaseñor: “todos aquellos instrumentos y recursos que sirven para satisfacer las necesidades informativas de cualquier persona, se hayan creado o no con ese fin y sean utilizados directamente o por un profesional de la información como intermediario”.

–          Arturo Martín Vega: “son todos aquellos recursos necesarios para poder acceder a la información y al conocimiento en general. Todos aquellos instrumentos que maneja o crea el profesional de la información para satisfacer las demandas y necesidades informativas de los usuarios de cualquier unidad informativa”.

Para ver qué importancia se da a las fuentes les preguntamos si alguna vez les habían intentado dar información falsa, a lo que contestaron:

–          Francisco Pérez Caballero: “muchas. No sólo lo han intentado, nos la han dado. Información falsa, incorrecta, incompleta,… pero eso se soluciona acudiendo a varias fuentes. No hace falta ser periodista de investigación para eso, hoy contamos con una herramienta muy importante que es Internet, pero que hay que saber utilizar. Uno no puede llegar a la primera página de internet en la que haya una noticia y contarla como si fuera verdad sin hablar con determinadas personas, buscar más información, hacer algunas llamadas,… Por ejemplo, en nuestra redacción aquí en El País, en Cuatro o la Cadena SER, los chicos jóvenes a veces se quedan bloqueados cuando hay una bajada de tensión, nos quedamos sin Internet y no saben qué hacer. Hay muchos recursos y hay que utilizarlos todos, y ya sé que es costoso y más lento, pero son los que hacen más sólido a un trabajo.

–          Melchor Miralles: “lo que es frecuente es que se te acerque gente enviada por quien no quieres que te enteras de las cosas para confundirte en tu investigación, o sea, para intoxicarte e inducirte a error”.

Para continuar, debemos hacer una nueva distinción, esta vez dentro del concepto fuentes informativas, pues existen las primarias a las que podemos denominar personales y las secundarias a las que podemos llamar documentales.

Hecha esta diferenciación, pasemos a ver a cuáles dan más importancia nuestros entrevistados:

–          Francisco Pérez Caballero: “las fuentes primarias, siempre. Eso es pura matemática del periodismo. Pero llegar al protagonista de una historia suele ser difícil en determinados casos. A lo mejor tienes que empezar por personas que conocen a esa persona para ir acercándote a los protagonistas. Cuanto más te alejes de la base de lo que ha ocurrido, más inexactos serán los datos”.

–          Melchor Miralles: “Ninguna fuente es desdeñable y en las grandes historias que yo he hecho las ha habido personales, oficiales, documentales y de todo tipo. Pero la experiencia me dice que las que podemos denominar personales son las fetén”.

La siguiente pregunta podría ser: ¿y qué puede motivar a una persona a convertirse en una fuente de información de un periodista de investigación?

Francisco Pérez Caballero: “el interés. La gente que te filtra algo, que te está ayudando, salvo excepciones, busca un toma y daca, que determinada persona caiga, que se sepa que determinada persona está haciendo algo mal o cometiendo un delito,… y a él le viene bien o espera que en un determinado momento le puedas ayudar de alguna manera. A lo mejor nada fraudulento, pero todo se mueve por el interés”.

–          Melchor Miralles: “pues he conocido todo tipo de casa pero fundamentalmente venganza, reproche, arrepentimiento de algo que se ha hecho y, despecho. Y un poco de sentimiento de búsqueda de la verdad”.

No podíamos dejar pasar la oportunidad de preguntarle a Miralles si durante la investigación del ‘Caso GAL’ eran frecuentes las confidencias:

Pues sí, lógicamente. Y en casos como los GAL, en que investiga poca gente, se produce el efecto de que las fuentes te buscan porque perciben que eres el único y que de verdad estás dispuesto a llegar hasta el final.