Después de un pequeño recorrido histórico, y antes de profundizar más en el periodismo de investigación, es hora de conocer mejor qué es el periodismo de investigación y en qué se diferencia del periodismo “normal”.

Francisco Pérez Caballero dice que el periodismo de investigación “realmente es el periodismo. Ahora se hace otro tipo de periodismo que es el recogedor de noticias de agencias, el ir a hablar de la vida de alguien a televisión,… El periodismo de investigación es lo que debería ser el periodismo. Es un periodista que se dedica a investigar algo durante un periodo de tiempo. Pero la inmediatez nos impide con frecuencia centrarnos en determinadas noticias. A veces damos un titular y nunca se sigue esa historia. Lo que se define ahora como periodismo de investigación es profundizar en algo que ya se ha dicho, se sabe que está sin resolver y profundizas: te vas a las fuentes originales, buscas la documentación judicial, hablas con las personas que más saben,…, y juntas todos esos conocimientos para dar algo que puede ser útil para la sociedad. La información es vida, es utilidad. La labor del periodista de investigación es fundamental”.

Melchor Miralles lo hace así: “aunque todo periodismo debiera ser de investigación llamamos periodismo de investigación al que se empeña en que los ciudadanos sepan toda la verdad de aquellos asuntos sucios detrás de los cuales hay alguien poderoso empeñado en que nadie lo sepa”.

Una definición más completa podría ser la que nos da David Randall en El periodista Universal (1996): “el periodismo de investigación no consiste en resumir o encajar los descubrimientos y datos de otros, sino en realizar investigaciones originales, muchas veces empleando materiales en bruto. Se puede llevar a cabo mediante una amplia serie de entrevistas, o bien cotejando datos y cifras. En muchas ocasiones, los frutos y la originalidad de la investigación se deben al descubrimiento de unas pautas o conexiones que nadie había observado con anterioridad. El periodismo de investigación comienza en el punto donde termina el trabajo cotidiano. No acepta el secretismo ni la negativa de las autoridades a dar información. Descubre las cosas por sus propios medios”

De la tesis de Luis Díaz Güell, Periodismo y periodistas de investigación en España, 1975-2000: Contribución al cambio político, jurídico, económico y social, podemos sacar varias conclusiones antes de entrar en las características propias del periodismo de investigación:

  1. En el periodismo de investigación es el periodista quien va marcando la pauta de la investigación. En el periodismo de filtración suele ser otra persona la que marca esa pauta.
  2. Hay que tener una obsesión con acceder a los datos originales.
  3. Hay que estar alerta ante cualquier novedad.
  4. Exige más documentación y contraste que otras formas de periodismo, puesto que se tiene que poder demostrar todo lo que se afirme.
  5. Hay una mayor fijación con los estamentos públicos, puesto que para el ciudadano es más grave que un funcionario público se mueva en la ilegalidad a que lo haga un empresario privado.