Hace ya algún tiempo, Antonio Fumero accedió a ayudarme en la planificación de un trabajo para la universidad sobre publicidad online. No fue una entrevista como tal (en el sentido de pregunta-respuesta estática), pero salieron algunas cosas tan interesantes como las siguientes:

.

  • El tipo de publicidad tendrá que cambiar de acuerdo con el tipo de contenido.
  • A lo mejor el fallo en la industria de la publicidad está en considerar, cuando habla de medios, sólo a las cabeceras (en papel o digitales). A la hora de ampliar tu negocio, a lo mejor te conviene más irte al marketing de reputación, de marcas.
  • Antes, para que no ocurriera algo como lo de Ikea con Microsiervos, hacía una campaña publicitaria o varias. Ahora, con los temas de reputación online se habla de resultados.
  • El estar en Twitter es como poner una gran valla publicitaria que no es estática, que se mueve, y donde entra un montón de gente. ¿Eso es marketing?
  • La estrategia en publicidad online tiene que ser mixta, es decir, tienes que trabajar con todo tipo de formatos y con todo tipo de contenidos. Si sólo tienes el banner estás jodido, si sólo tienes el vídeo también,… ¿Por qué? Porque la audiencia es cada vez más mixta. Se va incorporando más gente joven, que está muchísimo más segmentada que la que se va retirando. Antes hacer segmentación era muy sencillo: de 5 a 10 años, de 12 a… Ahora ya no.
  • Yo no puedo montar un negocio realista hoy día pensando en anunciarme basándome en un sólo elemento (banner, vídeo, twitter, facebook. enlaces patrocinados,…). Uno nuevo en este mundo diría: “sólo hay que vender para el nativo digital, que viene con el Iphone debajo del brazo”. Es mentira que venga con un Iphone debajo del brazo y es mentira que sólo haya un modelo de nativo digital, hay mogollón.
  • Antes decías “voy a vender en este canal”, pues segmentos. Se cogían los segmentos de toda la vida, y eran mentira. Dabas pasta y cubrías el presupuesto de publicidad y/o de marketing. Pero es que no, eso es pan para hoy y hambre para mañana. Es decir, si te sigues cebando en eso te vas a hundir.