“Si coloca una pantalla de ordenador delante de cualquier persona, y ésta se pone a mirarla, da la sensación de que está trabajando, aunque realmente esté navegando por Internet o no esté trabajando para lo que se le paga.”

Corolario primero:
Como el jefe sabe esto, suele mandar más trabajo del que el empleado puede hacer.

Corolario segundo:
Si usted es muy eficiente y hace todo su trabajo a tiempo y de inmediato, entonces el jefe percibirá que usted es “bueno” y le mandará más trabajo, con lo que no tendrá tiempo para distraerse.

Corolario tercero:
Dado que el empleado conoce el corolario segundo, tiende a entregar las cosas que tiene asignadas justo al límite del plazo que tenía planificado, al objeto de que no le caiga encima más trabajo.

Corolario cuarto:
Como el jefe conoce el corolario tercero, seguirá dándole más trabajo.