Este artículo de Carlos A. Scolari dentro del libro El fin de los medios masivos (editado por Mario Carlón y Carlos Scolari) empieza siendo una reflexión teórica añadiendo una dificultad innecesaria a la explicación de la posible muerte de la televisión. Aunque reconozco con las últimas reflexiones son buenas y una, además, bonita (tendréis que llegar hasta el final para leerla). Vamos con ello:

Alvin Troffler (11980): “Nuevos y desmasificados medios de comunicación están proliferando, desafiando -y, a veces, incluso reemplazando- a los medios de comunicación de masas que ocuparon una posición tan dominante en todas las sociedades”.

Nicholas Negroponte (1995): “La clave del futuro de la televisión es dejar de pensar en ella como tal, y concebirla en términos de bits”.

“Según Eliseo Verón la televisión ha dejado de centrarse en sí misma para desplazarse hacia el televidente, ahora reconvertido en usuario. […] Si a esto sumamos la crisis de la programación (la tv se fragmenta en diferentes pantallas, horarios, situaciones de consumo y audiencias) y la divergencia entre oferta/demanda, queda flotando la sensación de que algo se termina”.

“Que la sociedad siga convencida de que la tv ocupa aún un lugar dominante es tan relevante como la opinión de la gente sobre el calentamiento global o el precio del dólar dentro de cinco años: son los investigadores y los expertos los que analizan los procesos en curso y elaboran hipotéticos mundos posibles -basados en datos y observaciones científicas- para tratar de identificar las tendencias y escenarios futuros. La percepción social de un fenómeno es importante para analizar el aquí y ahora pero no nos dice mucho sobre lo que vendrá después. En su momento sólo una minoría de usuarios confiaba en las computadoras y nadie hubiera apostado hace una década por el futuro de los SMS” (Menuda reflexión!!)

Verón (2001): “Esta tercera etapa anunciará entonces el fin de la televisión masiva como fenómeno propiamente histórico”

“Y después de la neotelevisión, ¿qué viene? […] Hacia la hipertelevisión”.

“¿Qué está muriendo? ¿Un cierto tipo de aparato técnico (la tv analógica) que será reemplazado por otro plano y digital? ¿Un dispositivo de producción, distribución y consumo de imágenes y sonidos? ¿Una forma de mediación cultural basada en el broadcasting, lo cual traducido en sentido común significa “millones de personas sentadas frente a un aparato mirando lo mismo a la misma hora”? “

“La llegada de nuevas pantallas, la difusión lenta pero sin pausa de la tv ubicua en dispositivos móviles o la tv peer-to-peer que promueven sistemas colaborativos como YouTube también terminan generando nuevas prácticas de producción y consumo”

(La crisis publicitaria le ha metido el turbo a todos estos cambios)

(Si no te sumas a los cambios puede ocurrir que pierdas el liderato, como le pasó a ElPaís con ElMundo: Elmundo puso contenidos gratuitos desde el principio en Internet, Elpaís los puso de pago; resultado: Elmundo es el líder de información en castellano en la Red)

“El modelo centralizado, basado en la producción de programas y en la venta de audiencias a los anunciantes, está obligado a compartir su espacio con otras formas de producir, distribuir y ver la tv”

“Los programas de la hipertelevisión se adaptan a un ecosistema mediático donde las redes y las interacciones ocupan un lugar privilegiado y adoptan algunos de los rasgos pertinentes de los nuevos medios. […] Algunas características de la gramática de la hipertelevisión:

  1. Multiplicación de programas narrativos (las series contemporáneas tienen como mínimo más de diez personajes que aparecen en más del 50% de los episodios)
  2. Fragmentación de la pantalla (la modularización de la información en diferentes sectores de la pantalla)
  3. Aceleración del relato (para contar muchas historias en el mismo tiempo se debe contar rápido, suprimir lo superfluo, ir al grano. El ritmo febril de los noticieros o de las ficciones televisivas los vuelve ilegibles para un espectador formado en la paleotelevisión)
  4. Narraciones en tiempo real (algunas series, en un ejercicio de experimentación narrativa, han simulado la transmisión en vivo)
  5. Relatos no secuenciales (si el lenguaje cinematográfico introdujo el flashback y el flashforward hace casi un siglo, en las producciones contemporáneas se exagera y lleva hasta sus últimas consecuencias su uso)
  6. Expansión narrativa (la especificidad de la hipertelevisión no se encuentra tanto en la extensión lineal de las historias sino en su expansión en diferentes medios. La hipertelevisión se caracteriza por integrar sus relatos dentro de narraciones transmediáticas)”

Carlón: “Si hay una tv que va a morir, que va a hacer entrar en una crisis definitiva a la programación podemos predecir que es la del grabado, disponible siembre al espectador (es la tv de YouTube en su estado actual, es el lenguaje del cine dentro de la tv”. “El directo va a resistir. Por un lado, va a seguir generando discursos masivos a través de las transmisiones de acontecimientos y eventos, ya sea de la historia política, del deporte, del espectáculo o de aquello que en un futuro la sociedad considere de valor. Por otro, se mantendrá intacto como lenguaje, obligando al sujeto espectador a movilizar los mismos saberes técnicos y sobre el mundo que obligó a poner en juego al primer sujeto espectador televisivo para ser comprendido”

  • “Disentimos con Carlón respecto a la muerte del grabado: la hipertelevisión es el reino del audiovisual registrado en servidores y discos duros”. Coincidimos con Carlón en que “la frase ‘no se pierda el próximo episodio, a la misma hora y en el mismo canal’ no tendrá sentido para nuestros niegos, pero esto no significa que el grabado pase a mejor vida. La hipertelevisión, en todo caso, privilegia el contenido grabado on-demand“.
  • “Si lo que está en crisis es el broadcasting, esto no impedirá que ante ciertos eventos se vuelvan a congregar las masas de manera simultánea delante de las pantallas”.

Es posible que no estemos asistiendo a la muerte de la tv sino a la rearticulación de su rol vertebrador de la sociedad

“Si la paleotelevisión se dirigía a audiencias radiofónicas y escritas, y la neotelevisión está destinada a espectadores formados en la misma tv, la hipertelevisión le habla a nuevas generaciones con competencias interpretativas aprendidas en la navegación de la web, el uso del software o los videojuegos”

“La hipertelevisión está simulando las experiencias interactivas e hipertextuales que ya forman parte de la enciclopedia de sus nuevos televidentes”

“La muerte de la televisión, como bien indica Mario Carlón, es un discurso. Depende de cómo hablemos a la televisión que ella siga existiendo o no. En otras palabras: la televisión seguirá viviendo mientras siga siendo objeto de nuestros discursos. Pero “ella”, como cualquier mujer, cambia, envejece y se renueva para seguir dando que hablar. Como esas mujeres alteradas y maduras de Maitena, la televisión se maquilla y, bisturí de por medio, se retoca para parecerse a sus hijas interactivas. Por eso a veces cuesta tanto reconocerla”.

Bueno, reconozco que ha estado interesante. Ahora vienen otros dos capítulos sobre la televisión, esto sí que me da miedo…