Continuamos con los resúmenes de los artículos del libro El fin de los medios masivos, de Mario Carlón y Carlos Scolari (como editores). En esta ocasión el artículo es de Gustavo Aprea y debo reconocer, desde el principio, que estoy de acuerdo con él. No estoy enfermo, eh! Aunque lo que me llama la atención es que mis compañeros y el profesor (en algún comentario) están más de acuerdo con el libro en el principio y dicen que están mejor los primeros capítulos, que son los que más critiqué. No sé si es porque al trabajar este verano sobre los medios digitales mi visión cambió un poco y me hice más apocalíptico en unas cosas que en otras… No sé, en todo caso, vamos al resumen:

En 1990 se decía que el cine estaba muriendo, “pronto se corrige y plantea que en realidad lo que está muriendo no es la cinematografía sino la cinefilia, […] por el crecimiento de otros medios como la televisión y el aplastante predominio de los productos estandarizados de una industria cinematográfica que ni siquiera logra asegurar la masividad. […] En realidad registra el fin de un modo de ver el cine”.

“Estamos en una etapa en la que los filmes han perdido el lugar central que habían tenido en un período anterior”.

“Lo que parece marcar la diferencia y el fin de los medios masivos son los cambios que se producen en las prácticas sociales que, junto con las tecnológicas, definen a los medios de comunicación”.

“No sería la primera vez que el cine agoniza sino la nueva muerte de un medio que da cuenta de la terminación irreversible de una etapa cuyos rasgos dominantes quedan marginalizados o simplemente desaparecen”.

La frase anterior me recuerda y no puedo no ponérosla a una de Félix Rodríguez de La Fuente al describir porqué aúlla el lobo: “en primer lugar, para comunicarse unos con otros; en segundo lugar, para marcar sus territorios; en tercer lugar, quizá, para expresar la profundísima tristeza del corazón de una especie que dominó medio mundo y que está ya al borde de la extinción”

“La utilización de la metáfora de la muerte para referirse a la irreversibilidad de los cambios que se están produciendo puede entenderse como una profecía o como un diagnóstico”.

Ahora hace un resumen en 12 páginas sobre la historia del cine para comentar las veces que podría haber muerto y no lo hizo, pero luego lo resume de la siguiente manera:

“En la actualidad se repite la metáfora sobre la muerte del cine en el marco de la disolución de los medios masivos. […] En el momento de pasaje del siglo XX al XXI, comienzan a detectarse transformaciones cualitativas en los modos de utilización de los medios de comunicación masivos que permiten diagnosticar el final de una etapa y el surgimiento de nuevas modalidades de uso para los medios y sistemas de comunicación. Dentro de este contexto de cambio aparecen las preguntas sobre la forma en que la nueva situación afecta al cine y si su muerte como medio masivo implica su desaparición definitiva. Los cambios tecnológicos generados a partir de la digitalización de las imágenes y la conformación de redes (desde la tv por cable hasta Internet y la comunicación satelital) junto con las nuevas prácticas que se generan conforman un sistema de medios sumamente complejo en el cual sin duda se encuentra inmersa la cinematografía.  En este contexto se remarca el fenómeno de convergencia mediática ya sea por la constitución de grandes conglomerados económicos que los incluyen, por la integración a través de la tecnología digital o por los usos sociales que fusionan las prácticas de diferentes medios”

“El cine ya no ocupa más un lugar central. Sus imágenes quedan reducidas a sólo una de las posibilidades”

“Más allá de las enormes audiencias que consigue la producción internacional se crean públicos interesados en determinado tipo de cine, géneros, estilos o autores”.

“Ciertas producciones que hasta el momento habían ocupado un lugar marginal como documentales o algunos cines regionales (asiático, latinoamericano) acceden a audiencias que, aunque son reducidas, en otras etapas les habían estado vedadas”

“Ya hace un par de décadas que la presentación en las salas no es la única forma en que circulan los filmes. Tampoco es la más rentable en el caso de las grandes producciones”

“En varios casos (los servidores de Internet, los diarios en la red y los blogs de noticias) se repitió varias veces la situación en la que se buscaba capturar una porción significativa de la audiencia a través de una presencia pública construida por fuera de la red”

“El anuncio de una nueva muerte del cine habla una vez más de transformaciones profundas que lo reubican dentro del sistema de los medios de comunicación”

Dice que hay “desfase cada vez mayor entre una oferta muy concentrada y una demanda cada vez más activa y selectiva”.

“A lo largo de su historia el cine fue definiendo una función: narración, la representación del mundo y su interpretación a través de lenguajes audiovisuales. Nada en la tecnología que le dio origen obligaba a que se adoptara esta opción. Sin embargo, con el transcurso del tiempo fue consolidándose esta idea que le permitió conectarse con el mundo de las artes. El mismo medio sufrió transformaciones tecnológicas profundas, y construyó diferentes modalidades de representación y propuestas estéticas, pero una vez definido un tipo de uso se mantuvo su presencia como una institución reconocida por la sociedad más allá de los cambios. Es por eso que el cine pudo morir y resucitar varias veces a lo largo de su historia”

No tengo mucho que aportar más, porque estoy bastante de acuerdo y porque viene otro capítulo más sobre el cine. Hasta la próxima.