Como anunciaba, estoy leyendo El fin de los medios masivos de Mario Carlón y Carlos A. Scolari como editores. Dije que lo cogía con muchas dudas, porque estos libros suelen seguir la línea de lo que todos saben. Pero en su primer capítulo/Artículo, sobre el libro, se sale de esa línea, pero de forma casi lamentable. Desde luego es un capítulo que me habría saltado si no fuera porque me entrase en un examen. Ahora os explicaré porqué (no todo lo que diré es negativo):

  1. En primer lugar el que escribe este artículo, Robert K. Logan, tiene 70 años. No es que sea un dato relevante, sólo que no se puede decir que sea un nativo digital, y su visión me parece un tanto absurda y propagandística hacia sus productos.
  2. Empieza diciendo que “el libro no da muestras de darse por vencido y -de hecho- prospera como nunca antes”.
  3. “El libro está destinado a tomar nuevas formas y alcanzar nuevos niveles de funcionalidad”. Ocurrirá como con la música, pasará a convertirse en un servicio, y no en un producto.
  4. Aquí viene lo que más gracia me hace (el libro es de este año): “Leer un texto impreso sobre papel es un proceso que involucra estrictamente al hemisferio izquierdo. La lectura del texto en una pantalla, sin importar lo excelente de la resolución de ésta, implica procesos tanto del hemisferio izquierdo como del derecho. […] El lector debe componer el texto desde cada una de las letras que ya ha reacomodado con su hemisferio derecho, utilizando el proceso analítico del hemisferio izquierdo. […] El hemisferio derecho convierte píxeles en letras y el hemisferio izquierdo convierte letras en palabras y oraciones”.
  5. Viene a decirnos que estamos viendo los píxeles de estas palabras… Podía decir de quién coge esta teoría, porque me parece bastante absurda. Y creo que este señor no ha cogido un ebook (con tinta digital) de los que están saliendo ahora, como el Kindle; son una pantalla blanca en el que, sin ningún tipo de iluminación, aparecen las letras. Pero hay gente que lo critica todo.
  6. “Estoy seguro de que el libro sobrevivirá en su formato tradicional de códice y que, al mismo tiempo, surgirán nuevas formas tales como el ebook y […] el SmartBook (que está desarrollando él, y que dedica en este libro todo un apartado…)”.
  7. Este es el punto que me descoloca. Desde todos los puntos de vista: ecologista, funcional, económico, espacial, formato, manejabilidad,… es mejor. Es cierto que estamos acostumbrados a pasar las páginas y que eso tiene cierto encanto, pero tal vez sólo sea porque estamos acostumbrados… Y a los 70 años se está muy acostumbrado.
  8. “En lugar de predecir el fin del libro, sugiero la llegada de una nueva era para el libro”.
  9. Naturalmente se tira varias páginas hablando de Marshal McLuhan, cuyas teorías son interpretadas por todos de tal forma que sirva para explicar su teoría. Es increíble lo camaleónica que puede resultar la interpretación de las teorías de McLuhan.
  10. Dice que a McLuhan le preocupa que “la acción y la reacción ocurran casi al mismo tiempo” de modo tal que perdemos imparcialidad para con la información con la que tratamos y por lo tanto “el poder actuar sin reaccionar”. […] “El aumento de la velocidad de la información, ya no son un problema, porque hoy podemos hacer más lento el flujo de información, dada la facilidad con la que podemos imprimir la información eléctrica sobre el papel”.
  11. Me parece increíble que se gaste papel con estas palabras…
  12. “Es un hecho que la mayoría de las personas no leerá un archivo de texto extenso en la pantalla de su computadora, sino que lo imprimirá y leerá desde el papel” (él seguro que no, con 70 años casi ya no tendrá ojos…). […] Esta es la razón por la que creo que la cultura de la alfabetización está regresando a los niveles pretelevisivos y que el libro tiene asegurada una larga vida. Esto no quiere decir que el formato libro no cambiará.
  13. Dice “proponemos que todas las formas de material escrito constituyen algún tipo de libro”… Qué fácil! ya se ha quitado el problema. Así, si mezcla algún concepto (como está haciendo continuamente), no se nota… Y dice “ahora podemos generalizar sobre el material escrito e incluir en esta categoría “libro” a los libros digitales en términos de ebooks y a todas las formas de archivo de texto a las que se puede acceder desde Internet” (se acabó el problema, así claro que no desaparecerá el término libro, se amplía el término. El libro nunca desaparecerá, sólo que habrá otro tipo de libros…)
  14. Este señor se olvida de dar los argumentos en contra del libro clásico… De la forma más autoritaria te da su pura y dura opinión, como es lógico en una persona de 70 años.
  15. Ahora dice algo inteligente, pero ya manido. “El porcentaje de tiempo que las personas dedican a los libros va a disminuir porque al surgir medios nuevos, éstos invariablemente desplazan a los anteriores. Sólo contamos con cierto tiempo en el día, y el tiempo que dediquemos a los medios nuevos se traducirá en menos tiempo para los libros. El tiempo dedicado a los libros podrá declinar, pero el tiempo de lectura podría en realidad aumentar, debido a toda la lectura que implican los “medios nuevos”. Y ahora dice algo un tanto estúpido: “Se podría esperar que […] los libros comiencen a ser menos extensos, ya que los lectores de consumo digital están habituados a piezas de información más breves” (digo estúpido porque es el momento en el que más están triunfando las sagas de libros: Millenium, Eclipse,…)
  16. También habla del libro bajo demanda, pero esto sólo es rentable para pequeñas tiradas.
  17. También cita los casos de libros online más importantes: Amazon y Google Book.
  18. Dice que las nuevas tecnologías permiten hacer libros en formato Wiki, aunque no me convence mucho.
  19. Y ahora viene lo suyo, en lo que está trabajando: el SmartBook (mezcla de netbook y smartphone; es decir, un miniportátil conectado siempre a la red). Dice que el smartphone permite “que el libro códice incorpore las ventajas del hipertexto a través de la interfaz de la web”. Vamos, que dice que los libros del futuro se venderán conjuntamente en los dos formatos: el libro más la versión digital.
  20. Dice que no se puede “imaginar a niños pequeños aprendiendo a leer con un ebook”. Tampoco se creía que la Tierra era redonda durante muchos años… Y recuerdo: tiene 70 años…

No quiero ser muy pesado, pero creo que mi opinión queda clara…