La política cada vez es más complicada de entender y por eso cada vez nos basamos en las cosas más primitivas, que no simples, como las expresiones del cuerpo. La fiabilidad de las expresiones corporales, y en especial de las faciales, viene de que nunca nos han enseñado a mentir con los gestos (al menos de forma continuada) de tal modo que todos los gestos involuntarios (que no podemos reprimir) corresponden a sentimientos emocionales (que tenemos sobre todo lo que se nos acerca físicamente o se nos pasa por la cabeza psicológicamente).

Igual que cuando no conocemos a alguien nos dejamos guiar por la primera impresión, cuando no conocemos algo, también, pero esto sucede de una manera distinta: nos dejamos guiar por las impresiones de quién dice o produce ese algo. Con esto podemos explicar el éxito de algunos vendedores y el fracaso de otros.

Os dejo un pequeño vídeo que os explica la importancia de los gestos:


Anuncios