Hoy ha sido uno de esos días en los que se va a una localidad cercana a comer, en este caso a Villafranca de los Caballeros. Luego se ocurre la idea de ir a Consuegra a ver el Castillo y los Molinos y después volver a casa. Pero todo no ha resultado tan sencillo. Teniendo la idea de que se saldría más rápido de la población, nos hemos aventurado por una de esas carreteras sin arcenes, al estilo americano, que nos llevaba hacia el sur. Hasta el momento todo parecía normal, teníamos que ir al sureste. Pero de pronto, la carretera gira a la derecha y empezamos a ir hacia el oeste. Luego empezamos a ver la sierra y pensamos que sólo nos alejaríamos un poco… Nos encontrábamos donde señala el siguiente mapa, íbamos por la carretera TO 31-60 (que no aparece en los mapas…):

El paisaje clásico manchego de llanuras y viñas se cambiaba por una sierra llena de árboles y montañas muy pétreas con una nube gigante a la altura de las ruedas que hacía que el paisaje se pareciese a las tierras gallegas o a un puerto de montaña. Casi sin coches (sólo 3 en unos 20 Km, entre ida y vuelta… porque ahora os contaré). Todo el paseo (me gusta más llamarlo así) de esos paisajes tranquilos que sólo vemos en la tele, con todo verde, montañas y varios arroyos cruzando la carretera:

Esto es lo que íbamos viendo

Y en el trayecto hemos encontrado algo que me ha encantado:

No me digáis que no os apetecería darle a la manivela para que salga agua y probarla… XD

El viaje estuvo muy bien, y llegamos hasta que la carretera se convertía en camino y no íbamos con un coche muy adecuado para entrar en caminos de tierra en un momento en el que puede llover… Así que decidimos dar la vuelta, pero reconozco que ha sido un trayecto que me ha alegrado. Creo que si hubiera un parador sería uno de esos sitios que les encantan a algunos y que casi nadie conoce. Me alegra ser uno de los pocos que lo conocen!! XD

Lo bueno de perderse es que se habre la posibilidad de conocer algo nuevo…

Os dejo alguna fotografía más:

Anuncios