De vez en cuando me dejo llevar por las recomendaciones de libros con títulos raros y decido empezar a leerlos. Ahora mismo estoy con ¿Qué dice usted después de decir ‘hola’? (de Eric Berne). Lo cierto es que esperaba algo mucho más práctico, pero ha resultado ser un libro bastante teórico sobre la psicología, pero contada de una forma muy impactante. Os lo recomiendo. Pero no estoy escribiendo para recomendaros un libro, sino porque en él he visto algo que me ha impactado mucho: las negativas son más eficaces que los permisos, y voy a citar literalmente:

Las negativas generalmente se dicen en voz alta y clara, con enérgica imposición, mientras que los consejos positivos a menudo caen como gotas de lluvia sobre la corriente de la vida, haciendo poco ruido y sólo unas pequeñas ondas. “¡Trabaja duro!” se encuentra en los cuadernos de escritura, pero “¡Deja de holgazanear!” es más probable que se oiga en casa. “Sé siempre puntual” es un lema instructivo, pero “¡No llegues tarde!” se oye con más frecuencia en la vida real, y “¡No seas estúpido!” es más popular que “¡Sé brillante!”

O sea que resulta que la mayor parte de la programación es negativa […] Los permisos son meramente permisos, como una licencia de pesca. Un chico que tiene una licencia de pesca no está obligado a pescar. Puede usarla o no, según sus deseos, y va a pescar cuando tiene ganas y cuando las circunstancias se lo permiten.

[…]Uno de los permisos más importantes es la licencia para dejar de actuar estupidamente y empezar a pensar. Muchos pacientes en edad madura no han tenido un solo pensamiento independiente desde la primera infancia, y han olvidado completamente la sensación de pensar, o incluso lo que significa el pensamiento[…]

Een los guiones psicológicos que se nos han ido formando desde la infancia, los permisos también juegan un papel muy importante, no sólo las negativas. Mucha gente necesita que le den permiso para algo que no depende de nadie más que de sí mismo, pero si no se lo dan seguirá bebiendo alcohol, pegando,… Es muy interesante este capítulo, pero no quiero extenderme mucho que si no os asustáis y no empezáis. Eso sí, seguro que vuelvo a poner algo de este libro.

Anuncios