Esta noticia salió en portada el 23 de octubre (el viernes pasado) en el diario gratuito Qué! y por fin hoy puedo tratarlo aquí.

Quienes me sigan desde hace tiempo o me conozcan sabrán que soy un gran crítico de los juegos de azar, de los casinos, de la lotería,… y ya he escrito sobre la ludopatía.

El artículo se guía por varias premisas:

  1. El gasto en máquinas tragaperras ha descendido un 25% en el último año.
  2. Los bingos venden un 28% menos de cartones y hay menos público en los casinos, donde se han reducido un 15% los ingresos.
  3. La venta de Lotería Nacional ha caído un 3% en los primeros meses del año.
  4. La recaudación de las mesas de juego ha caído un 15% en un año.
  5. La lotería en conjunto ha caído un 5%.
  6. La venta de lotería para el sorteo de Navidad ha bajado un 10% este año (hasta la fecha).

Después de cinco años en los que la cantidad que dedicaban los ciudadanos iba creciendo (se llegó a casi 700 euros de media por ciudadano y año), este año se espera una intensa caída. No es que se vayan a desenganchar los que  padecen ludopatía, sino que la gente que jugaba de vez en cuando o que se gastaba varios miles en la lotería de Navidad, este año no lo hará. Es una pena, ojalá esto sirviera para que los ludópatas se desenganchasen.

Anuncios