Uno no puede pasar por la vida sin recibir algunas cosas que marquen. Ya no sé cuantos cientos o miles de impactos publicitarios recibimos al día, cuántos emails, cuántos feeds leemos, cuántas cosas nos cuentan, cuántas cosas leemos en libros, cuántas citas nos llegan, cuántas… El caso es que he tenido un puente en el que he leído varios libros, he visto varias películas, he leído varias citas que me han llamado a la atención y os lo quiero compartir.

Todo empezó con una frase que oí en la película ‘Extrañas coincidencias‘ (aunque la frase es de Blaise Pascal:

El universo es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ningún lugar.

Es una de esas frases que hacen que mi vida pulse la tecla ‘pause’ y mi cabeza sólo se concentre en esa frase. Aunque, en la misma película hay otra frase que me produce la misma sensación, y esta frase es muy irónica. Es la contestación que uno de los co-protagonistas le dice a uno que defiende que el petróleo es bueno porque nos lo ha dado Dios; atención a la respuesta:

Dios también nos ha dado tu cerebro y parece que se ha estropeado a base de no usarlo.

Me quedo sin palabras después de una frase así… Por suerte para mí, en alguna conversación consigo sacarme frases de este tipo, que no dudo en apuntar y guardarme, en fin, puede que sea un freaky.

En la misma tarde que veía esa película, leí un libro sobre márketing político y uno de sus capítulos se centraba en la creación de leyendas. Apuntaba que una de las formas más sencillas de hacerlo es con la expresión “se dice que”, y ponía un ejemplo:

Se dice que Napoleón podía entrar en el campo de batalla más caótico y desordenado y encontrar el patrón para organizarse.

No dice que Napoleón tenía un gran ejército y bien formado, o que tenía un buen sistema de aprovisionamiento, sino que cuenta una historia, una fábula tal vez.

Pero, mi cerebro no se detuvo ahí. Dicen que el cerebro se distingue, y se distinguirá, de los ordenadores porque en él rige la ley del caos, y las conexiones cerebrales pueden dar lugar a combinaciones inimaginables. Pues de pronto, después del “se dice que”, vino a mi cabeza un gran actor de series que en su papel utiliza muchas veces esa expresión. Me refiero a Samuel L. Petersen en el papel de Grissom en el CSI. Grissom tiene una de mis frases favoritas:

Te pasas la vida buscando respuestas para ver si la siguiente pregunta puede cambiar algo que te haga un poco menos miserable. Pero…si se acaban las preguntas, no solo se acaban las respuestas, sino que se termina la esperanza…

A mí, como estudiante de periodismo (o periodista a secas, o cumunicador, o lo que sea), todo lo que tiene que ver con hacer preguntas me impacta, en primer lugar porque hago muchas. Yo sigo la premisa de Einstein:

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas

Frase que puedo ligar a otra frase que recuerdo de Grissom:

Es mejor esperar para responder que dar una respuesta incorrecta

Porque, añadiría con otra frase suya (sólo si nos centramos en la respuesta a una pregunta):

Nunca hay dos oportunidades de causar una primera impresión

Empezar mintiendo es una muy mala forma de empezar.

No quiero ser muy pedante citando citas de otro o inventando reflexiones, pero creo que alguna vez es importante detenerse y centrarse en algo tan sencillo como son las frases que dicen algunos de los protagonistas de las principales series de televisión (salvo aquellas que sólo se dirigen a satisfacer un entretenimiento infantil con situaciones imposibles y enfermizas, o aquellas que sólo representan en pantalla las situaciones más ridículas que se podrían dar en una supuesta vida de ocio que nunca tendremos, la mayoría; me refiero a la mayoría de las series españolas, y algunas americanas, pero menos en proporción a las que llegan aquí; no niego que algunas series con un tono mayoritario humorístico aparecen grandes diálogos). En ‘CSI’, ‘El ala oeste de la Casa Blanca’, ‘The wyre’, ‘Lost’, ‘The office’, ‘Califonication’, ‘Weeds’,… Y en centenas y millares de películas que podemos ver con facilidad (salvo las de los domingos depués de comer XD), podemos deleitarnos (si se me permite la expresión) con grandes frases y diálogos, que son un nuevo tipo de literatura. Yo os insto a que os detengáis en esas palabras, que tan rápido se pueden ir, y que las apuntéis y las almacenéis en vuestras cabezas. No son necesarias para la vida cotidiana, pero dan un toque de color muy agradable.

Para terminar os voy a contar una curiosidad que vi en un dietario:

Sabía usted que un niño en edad de guardería sonríe más de 300 veces al día, mientras que un adulto sólo lo hace una media de…

(a ver si alguien lo adivina)

Anuncios