Hace cuatro días me sorprendió ver en el New York Times un artículo en el que ponía que ‘El País rompía con el líder socialista‘. Extrañado busqué por la Red y, efectivamente, algo pasaba. Numerosos blogs hablaban sobre el tema y simplemente ojeando el país se podía comprobar.

En primer lugar hablaré del NYTimes, donde vi que el problema venía por la ‘Guerra del fútbol’ entre Prisa y Mediapro, ya que el Gobierno ha permitido al segundo un canal de pago en el TDT y así Prisa tendrá un competidor directo. El Grupo Prisa con Cebrián a la cabeza no podía permitir que esto quedara así y ha retirado su apoyo al Gobierno y ahora se lo mostraré, pero vamos por partes.

El 21 de agosto Cebrián publica un artículo de opinión: ‘El desatino‘ en el que Cebrián afirma que el decreto ley de la TDT es “una intervención del Gobierno para doblegar a los medios“. Sigo citando: “Estas reflexiones, aparentemente teóricas, mucho tienen que ver con el abuso gubernamental perpetrado el pasado 13 de agosto cuando el Gabinete aprobó por decreto ley la implantación del sistema de pago en la Televisión Digital Terrestre“. Pero no sólo esto: “Tampoco para la corrupción. La sospecha de que la verdadera urgencia para la aprobación del decreto ley es favorecer los intereses de una empresa cuyos propietarios están ligados por lazos de amistad al poder ha sido sugerida incluso por aquellos que han aplaudido la medida” (Se olvida del favor que le hicieron con el canal de televisión que le regalaron en abierto a nivel nacional: Cuatro).

Después de una tregua pasajera, El País vuelve a la carga.

El 6 de septiembre en la sección de Negocios, en portada, aparece la siguiente imagen:

el paisY con esta durísima imagen, una de las más agresivas que recuerdo contra cualquier político, un agresivo reportaje sobre la gestión de la crisis. Cuando el NYTimes habla sobre esta imagen/caricatura también cita la extensión del plazo de la deuda que le han dado al Grupo Prisa.

El 14 de septiembre el alejamiento entre El País y el Gobierno se lleva a portada con el siguiente titular: ‘La gestión de Zapatero de la crisis siembra el desconcierto en el PSOE‘. Acompañando al titular: “Dirigentes socialistas critican la improvisación de medidas clave”, “El presidente consultaba algo antes: ahora, prácticamente nada“. Concluye en portada con la siguiente cita: “Ex ministros y dirigentes con opinión propia, como Jordi Sevilla, Pedro Solbes o Ramón Jáuregui se han alejado del proyecto y otros se plantean hacerlo en breve“.

El 16 de septiembre, en el Editorial comienza una saga de dos partes, la primera: ‘En la pendiente‘, teniendo como antetítulo: ‘El rumbo del Gobierno/1’. Sigo citando: “la creciente sensación de que Zapatero actúa con imprevisión y ligereza frente a una de las crisis económicas más graves de la historia está comenzando a pasarle factura“. “Gestionar el desgaste no resulta fácil para ningún dirigente político. En el caso de Zapatero, la tarea se complica aún más porque el ascendiente sobre su partido no se basa en la determinación y el acierto a la hora de dirigir un proyecto claramente formulado, sino en prometer (y lograr) victorias electorales a cambio de que se acaten sus criterios cambiantes en función de cada coyuntura“. Y hacia el final: “es preciso un cambio. Pero no sólo de unas políticas que no se sabe bien del todo en qué consisten“. En este artículo del Editorial no sólo aparece texto, comienzan con las estadísticas y han creado la siguiente:

encuesta 1Los resultados no podían ser otros, después de las palabras del Editorial:

encuesta 1 resultado

El 17 de septiembre (hoy) se publica la última parte de la saga ‘El rumbo del Gobierno’, esta vez bajo el título: ‘El embrollo fiscal‘. En este artículo explica las posibilidades de las actuaciones que debería barajar el Gobierno, sin mucha crítica hasta el final: “el Gobierno, encastillado en una rancia retórica que se olvida de la obligación central de la socialdemocracia de compatibilizar la gestión económica eficiente con el compromiso social, en vez de convertirlos en objetivos excluyentes. La diferencia entre las medidas populistas y la política social es más nítida de lo que parece entender Rodríguez Zapatero -ahí están los 400 euros-“.

Como en el Editorial anterior, también hay encuestas, en esta ocasión dos:

encuesta 2La primera de las dos encuestas es de agosto, tal vez por eso el resultado no es tan acusado, aunque el ‘no’ casi dobla al ‘sí’:

encuesta 2 resultado 1

En la segunda, los datos vuelvena ser abrumadores:

encuesta 2 resultado 2

No hace falta decir qué ocurre entre El País y el Gobierno, es un secreto a gritos. Los intereses económicos de uno y los intereses políticos del segundo ha enfrentado a dos pseudo-aliados (creo que es una buena forma de decirlo). La partida ha empezado, ¿se la podrá permitir el Gobierno? Está claro que a El País le viene genial, porque así se desliga de la imagen que le acompaña, según algunos, de “amiguetes del Gobierno”.

Anuncios