Antes de ponerles más reportajes, quería agradecerles los agradables comentarios que me estáis haciendo, aunque no todos los escribáis y la mayoría me lo diga en persona, en fin, GRACIAS. Supone un gran esfuerzo hacer un reportaje, a veces en horas (el que os pongo hoy me supuso estar allí 4 horas, aunque estuviese muy agusto), otros en ánimos (intentar hablar con la gente por la calle y que la gente pase de ti, arruina la moral y desgasta mucho psicológicamente), a veces el problema está con el gabinete de prensa (en el teleférico me pedían cotización, es decir, pagar más por darnos contenidos, cuando les damos publicidad; en fin, peor para ellos). Todavía tengo algunos reportajes para poneros y el jueves que viene iré a grabar uno que tiene muy buena pinta, sólo os digo que mezcla trenes, naturaleza y aventura.

Por otro lado, por alegría para mí, he rechazado por primera vez un puesto de trabajo. Era en laSexta, pero no era gran cosa, era para trabajar en la sección de deportes organizando y archivando vídeos… espero que me salga algo más, si no…

Voy a dejar de hablar ya de mí, que me enrollo y os aburro. Para que no tengáis que esperar hoy os voy a poner dos reportajes, la primera y la segunda parte del que hice en el Zoo de Madrid por la noche. Hasta ahora es al sitio que he ido que más me ha gustado. Os lo recomiendo, mejor, OS LO RECOMIENDO, es increíble ver por la noche un espectáculo de fuego, delfines y de natación sincronizada; pero tendréis que esperar hasta el año que viene, pues acabó el 31 de agosto. Apuntarlo en el calendario del año que viene: “ir al zoo por la noche en verano”. Y antes de salir para la feria de mi pueblo (Alcázar de San Juan), aquí os los dejo:

Anuncios