No debería escribir hoy nada, porque no tengo tiempo, pero es que tenía muchas ganas de salir a correr (como siempre que estoy hecho polvo). Creo que escribir sobre Walden, una vez más, es buen sustituto de cualquier cosa. Y empezamos con fuerza, con una cita en la que Thoreau explica a quién va dedicado este libro:

No hablo a quienes están bien ocupados, en cualesquiera circunsancias, y saben si están o no bien ocupados, sino a la masa de hombres que están descontentos y se quejan ociosamente de la dureza de su suerte o de su tiempo cuando podrían mejorarlos.

¡¿Cuántas veces nos quejamos al día de cosas que o no nos afectan directamente o si nos afectan podríamos solucionar?! Lo que más me molesta, y hablo por experiencia propia, es que nos quejamos de cosas que tenemos que hacer si o si. ¿Por qué no nos las tomamos con más alegría y buen humor? Si al final hay que hacerlas igual, guste o no. Hay una corriente científico-espiritualista (la ley de la atracción del universo) que dice que todo es energía, incluido nosotros, con sus dos polos: negativo y positivo; y que la energía positiva atrae energía positivia y viceversa. Según esta teoría (bastante bonita), que me gusta llamar positivismo (aunque a veces uso el término y digo que soy positivista, entonces la gente piensa que soy… un rarito que sigue teorías filosóficas del siglo XVIII, pero no es así), ser feliz atrae más felicidad. A raíz de esta teoría, me gusta nombrar una frase: “Vive como piensas o acabaras pensando como vives”. Pensemos en ser felices, a lo mejor terminamos siéndolo sin darnos cuenta.

La siguente frase es otras de las que vi en un recopilatorio antes de leer el libro. Me agrada bastante ir descubriendo en el libro las frases que me hicieron comprarlo:

Alegremente diría todo lo que sé, sin pintar nunca en la puerta: “Prohibido el paso” (pero…).

El pero no lo pongo por casualidad. La frase anterior termina un párrafo en el que habla de sus secretos. Pero, ¿quién no tiene un secreto? ¿o mil?

En los últimos post que he publicado he puesto unas imágenes para terminar. No sé si os gustan, pero me encanta salir a cualquier sitio y ver flores silvestres, plantas,… Así que os las seguiré poniendo. Creo que le dan color al libro.

Plantas silvestres

Anuncios