(Por fin encuentro un momento para escribir algo. Llevo toda la mañana editando unos videos y mientras se guardan… un descansito para retomar Walden de Thoreau)

Uno de los motivos por los que me compré este libro no fue sólo por lo que conté del CSI, sino por las frases célebres que encontré sobre el autor. Y una de ellas ya la he ubicado en el libro: Como si pudierais matar al tiempo sin ofender a la eternidad. El autor se refiere a que no hacer nada (perder el tiempo) no te va a dar más días de vida, que si pierdes el tiempo es tiempo perdido. La constante de ‘perder el tiempo’ en la obra de Thoreau es muy recurrente.

El siguiente fragmento lo entenderán (entenderemos) mejor los jóvenes: Haced lo que los viejos dicen que no podéis hacer y veréis como podéis hacerlo. Lo viejo para los ancianos y lo nuevo para los jóvenes. ¿Cuántas veces nos habrá ocurrido que al hacer algo que nos decían era malo para nosotros o, simplemente, que no seríamos capaces de hacerlo, y no sólo lo hemos hecho, sino que lo hemos hecho a lo grande? A parte, a mí me encanta proponerme cosas difíciles, hacer cosas distintas. No digo que vayamos haciendo locura tras locura, sino alejarte un poco de esa línea de la normalidad en la que nos han querido encarrilar. Puede que nuestro tren deba descarrilar,  no para tener una vida mejor económicamente, sino para tener una vida mejor en cuanto a la felicidad se refiere. Naturalmente en el mundo que hemos creado es imposible hacer todo lo que uno quiere, pero dar por supuesto que es imposible antes de pensar si quiera en hacerlo… Se me ocurren frases de Edison y de Maquiavelo, pero me quiero centrar en Thoreau: Las capacidades del hombre nunca han sido medidas, ni vamos a juzgar sobre loque puede hacer por precedente alguno, con lo poco que se ha intentado.

Y, ¿qué dice Thoreau sobre el fracaso? Cualesquiera hayan sido hasta ahora tus fracasos, no te aflijas, hijo mío, pues ¿quién te señalará lo que has dejado por hacer?

Otra de las frases que me llamaron la atención antes de leer el libro es la siguiente: ¿Quién dirá qué perspectiva ofrece la vida a otro? ¿Podría ocurrirnos un milagro mayor que mirar a través de los ojos ajenos por un instante?

Un dato importante es que voy por la página 7 (sin contar el prólogo del que hablé en la primera sesión) y miren todo lo que ha dado. Me gustaría enterarme de alguien que se sienta animado a leer el libro.

Y para terminar, como cada vez que toco este libro me siento naturalista, les voy a poner la imagen de una planta que vi ayer:

Flor

Anuncios