(Todo lo que se explica a continuación llega hasta el día 12 de diciembre de 2008; las actuaciones contra la crisis se producen casi a diario, por lo que es imposible abarcarlo todo hasta que termine este período nefasto de la economía)

El verano del 2008 estuvo marcado por la escalada del petróleo hasta casi los 150$, erosionando de forma notable la capacidad de financiación de las empresas. En menos de uno año se duplicó en precio del barril, subiendo paralela-mente el precio del trans-porte (uno de los sectores que más dinero mueve del mundo, posible- mente el segundo después de la banca.

De tal modo que las empre-sas necesitaban más crédi-tos y éstos eran cada vez más difíciles de conseguir ya que dudaban entre ellos, no sabían si al que iban a prestar estaba “infectado” por los “bonos basura” (hipotecas subprime) y no le iba a devolver el dinero. Así pues, los bancos limitaron el ciclo del dinero y pusieron unos intereses interbancarios muy elevados, comparables con la desconfianza que había entre ellos.

Así, la dificultad para acceder al crédito, la veloz subida del precio del petróleo y también del resto de las materias primas (los principales productores de materias primas han ido sustituyendo suelo agrícola por suelo industrial, lo cual disminuye directamente la cantidad de materias primas (vegetales), y, además, muchas se empiezan a utilizar masivamente para la obtención de biodiéseles que les resultan muy rentable) y las frecuentes noticias de dificultades y/o quiebras bancarias y de aseguradoras hacen que las crisis (económica y financiera, la inmobiliaria pasa a un plano más secundario en esta fase) estallen.

Pero la situación es muy compleja. La principal economía del mundo se encuentra en la fase electoral y las medidas que se pueden llevar a cabo son más limitadas, sobre todo por la opinión pública. Pero casi de la noche a la mañana se anuncia un plan de 700.000 millones. En todos los países se empiezan a tomar medidas apresuradas, para no parecer incompetente, que no solucionan los problemas. Se toma como referente la bolsa y parece no reaccionar con nada.

Anuncios