Es al que más importancia se le ha dado hasta la fecha, veamos por qué.

Antes de seguir, hay que destacar que se refiere al gasto público productivo, es decir, infraestructuras, tecnologías de la información y del conocimiento, educación, formación profesional en las empresas e I+D+I.

No hablamos de un gasto público permanente, propio más bien del comunismo, sino de un gasto público temporal, ajustado a los márgenes de la crisis.

El multiplicador del gasto público sería:

multiplicador-del-gasto-publico
El incremento del gasto público puede tener un problema, ya que los recursos son limitados. Cuando se ha alcanzado la ‘producción potencial’ (máximo de bienes y servicios que se pueden elaborar en una sociedad en un período de tiempo determinado, con una cantidad de factores de producción) el gasto público puede desplazar/expulsar a la inversión privada. Además, también conlleva otros problemas: subida de impuestos, inflación,… reduciendo la capacidad adquisitiva de las familias y empresas.

Anuncios