Entrevista realizada el día 18 de noviembre de 2008.

Enrique Guerrero Salom fue asesor del Gabinete Presidencial del Gobierno hasta hace unos meses. Actualmente es asesor ejecutivo del Ministro de Economía Pedro Solbes.

salom-1

1. ¿Podemos decir que estamos ante un cambio de ciclo?

Creo que estamos ante algo bastante más que un cambio de ciclo, porque lo normal en el comportamiento económico en el pasado es que cada período de tiempo que nunca es exacto, que más o menos dura entre unos cinco y diez años, se producen períodos de contracción o de expansión económica. Lo que está sucediendo en estos momentos es algo más que eso porque estamos ante una crisis de carácter financiero internacional, seguramente la primera crisis global a la que estamos asistiendo. Junto a ello ha habido una crisis importante del precio de los productos energéticos y de las materias primas y junto a ello ha habido en múltiples países del mundo un pinchazo inmobiliario y, por tanto, digamos que es una crisis más compleja y probablemente más profunda que muchas de las que hemos vivido en el pasado.

2. ¿Qué podemos hacer ante una crisis como la que describe?

Actuar por partes. Lo primero que hay que hacer es resolver el problema de la crisis financiera para liberar el crédito, porque las empresas y las familias necesitan este flujo del crédito que procede del sistema financiero y en la medida en que la desconfianza se instala en ese sistema financiero y se cierra el grifo empiezan a sufrir el resto de las actividades económicas. Resuelto el tema, según los países, habrá que abordar cuestiones distintas. En nuestro caso hay que cambiar poco a poco el modelo de crecimiento para depender menos de lo que hasta ahora veníamos dependiendo, que ha sido una gran expansión en el sector inmobiliario para avanzar mucho más en otros sectores de economía basada en el conocimiento con mucha inversión en I+D+I.

3. ¿Qué nos ha llevado a los españoles ante una situación así?

Hay una gran parte de lo que nos sucede que tiene raíces internacionales. Ahora mismo en la misma situación que estamos nosotros están prácticamente todos los países del mundo, de gobiernos distintos, de distinto color ideológico e incluso de regímenes políticos diferentes. Por tanto, hay una gran parte de lo que sucede que tiene raíces comunes en todo el mundo. Nosotros tenemos dos problemas específicos: 1) estábamos con una excesiva dependencia del sector inmobiliario; los expertos dicen que en España deberían construirse en torno a 400.000-500.000 viviendas al año y estábamos construyendo más de 800.000; y 2) tenemos un problema de crédito, puesto que hemos estado invirtiendo mucho y financiando esa inversión con recurso al crédito exterior y justamente es el crédito exterior el que en estos momentos está también bloqueado. Digamos que esa es la mezcla española de la crisis pero, como ya he señalado, probablemente tres cuartas partes de la crisis no tiene origen externo, sino común a todos los países, cualquiera que sea su situación.

4. El FMI sitúa la volatilidad en España por encima del 70%. ¿Se espera que a medida que avance la crisis pueda aumentar la incertidumbre y con ella la pérdida de la confianza del inversor que provoque un nuevo derrumbe de la bolsa?

No hay ninguna razón para que en España la falta de confianza sea mayor que en otros países. Es verdad que en estos momentos estamos al borde de la recesión, hemos tenido un crecimiento negativo en el trimestre pasado y la tendencia no va a variar mucho. En esta situación también está Alemania, Italia, Reino Unido, Estados Unidos,… por tanto, no hay ninguna razón especial para que en España se produzca un comportamiento distinto al del resto de países.

Respecto de la Bolsa, nadie entiende muy bien su funcionamiento. Hemos estado asistiendo a un descuento muy profundo y muy rápido del valor de las acciones de las empresas, pero en cualquier momento que se instale la confianza podemos volver a experimentar justamente la tendencia contraria.

salom-2

5. La bajada de las materias primas y del consumo ha provocado numerosas rebajas en los precios. ¿Podemos hablar de un futuro cercano en España con deflación como el del Reino Unido?

No, y además no solamente eso, sino que estas son buenas noticias para la economía española. En el sentido de que la bajada de la inflación y al mismo tiempo la bajada de los tipos de interés otorga mayor capacidad a las economías familiares que tienen que pagar menos por la cesta de la compra, por las hipotecas o por cualquier crédito que hayan pedido. Por eso no estamos pensando en una caída de los precios que vaya mucho más allá de una subida de inflación del 2% y, por tanto, no estamos en un escenario de deflación.

6. ¿Qué medidas anticíclicas o anticrisis va a tomar el Gobierno?

Ya ha tomado unas cuantas. Todas las medidas de devolución fiscal a las familias: los 400 euros en el IRPF, las subvenciones por nacimientos de hijos, los apoyos a los jóvenes para independizarse y algunas otras, son ya medidas de carácter anticíclico dirigidas a apoyar el consumo de los individuos y de las familias. También hay otro tipo de medidas anticíclicas que van dirigidas al gasto, es decir, a incrementar el papel del Estado en infraestructuras de carácter físico, como las inversiones en obra pública o inversiones de carácter tecnológico, una mayor ambición por la inserción de España en la Sociedad de la Información y en las infraestructuras de carácter formativo con la creación de plazas escolares para alumnos de 0 a 3 años que a su vez permitan a las madres liberarse de cara al mercado de trabajo.

7. ¿Qué importancia han tenido los derivados financieros en la actual crisis?

En el mundo mucha, en España relativamente poca. El sistema financiero español ha sido puesto como ejemplo de seguridad y de comportamiento ortodoxo porque ha tenido una menor afectación del riesgo y porque ha tenido una mayor provisión de cara a los riesgos que asumía. Por tanto, no estamos especialmente infectados con “activos tóxicos”. Pero el sistema financiero internacional lo ha estado bastante y eso repercute en la falta de confianza que también ha terminado perjudicando a España.

8. ¿Qué piensa de la actual crisis de efectivo?

Es una crisis que hay que resolver. El Gobierno pretende resolver, por ejemplo, por medio del ICO (Instituto de Crédito Oficial), en el sentido de que va a abrir líneas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas para proveerles de circulante.

9. ¿Qué le parece la bajada de los tipos?

La bajada de los tipos es una clásica medida para incentivar el mercado, es decir, para que el crédito sea más barato, sea más barato invertir y sea más barato consumir. Es verdad que durante un tiempo la obsesión del Banco Central Europeo y del resto de los bancos centrales era la inflación. La inflación estaba muy marcada por el crecimiento de los precios energéticos y de las materias primas, pero en estos momentos el petróleo está a la tercera parte de lo que estaba hace un par de meses. Nosotros podemos llegar a una inflación del 2% o menos en el próximo año, por tanto la inflación no es ahora el problema, el problema es ahora la activación económica por lo que la bajada de los tipos es una buena medida.

10. ¿Usted es partidario de la regulación o de la autorregulación bancaria?

De ambas cosas. Quiero decir, soy partidario de la autorregulación pero también soy partidario de que para determinadas cuestiones y en el ámbito tanto global como español haya reglas de seguridad y de funcionamiento del sistema financiero, sin hiperregular el sistema de manera que acabemos estrangulándolo.

11. ¿Es previsible alguna modificación en los Presupuestos Generales del Estado antes de que acabe el plazo?

No creo. Entre otras cosas porque los Presupuestos ya están en el Senado y, además, amenazan con ser vetados, con lo cual si fueran vetados realmente no se incorporaría ninguna modificación, porque luego ese veto sería levantado en el Congreso. Lo que sí es imaginable es que el año que viene la ejecución de los Presupuestos influya en el escenario en que estemos en distintos momentos del año. El Gobierno tiene maneras de incorporar o de recortar determinadas partidas presupuestarias en función de la coyuntura. Pero eso entra ya en el escenario de la ejecución más que en el de la aprobación de los Presupuestos.

12. ¿Habrá nuevas normativas en cuanto a las Cajas de Ahorro o seguirán dependiendo de las Comunidades Autónomas?

En general el Gobierno considera que no es el momento para abordar esa cuestión. Es verdad que es una cuestión pendiente de hace unos años en que había una cierta expectativa tanto en el ámbito estatal como en el de las Comunidades Autónomas de introducir modificaciones en la regulación de las Cajas, pero no es previsible que en un momento de incertidumbre se someta a las instituciones a cambios de carácter institucional y organizativo.

Anuncios