JUEVES: 23 DE OCTUBRE DE 2008

Santoral: Germán, Remigio.

Nacieron un día como hoy:   Pierre Athanase Larousse (1817, lexicógrafo francés),  Adlai E. Stevenson (1835, vicepresidente de EE. UU),  Felix Bloch (1905, físico suizo de origen judío, Premio Nobel de Física en 1952), Philip Kaufman (1936, director de cine estadounidense), Pelé (1940, futbolista brasileño), Michael Crichton (1942, escritor estadounidense), Ang Lee (1954, director de cine taiwanés), Sam Raimi (1959, actor y director de cine estadounidense), Andoni Zubizarreta (1961, guardameta español).

Efemérides: Charles Glover Barkla (!944, físico inglés, premio Nobel de Física en 1917).

Acontecimientos: en el 42 a.C. se da la segunda batalla de Filipi en la que Octaviano y Marco Aurelio derrotan finalmente a Bruto (que se suicida), en 1641 empieza la Rebelión Irlandesa, en 1861en EEUU  Abraham Lincoln suspende el derecho de hábeas corpus (no poder ser arrestados) en todos los casos relacionados con los militares, en 1929 en la Bolsa de Nueva York se dan los primeros indicios de lo que iba a ser la Gran Depresión, en 1940 en Hendaya se encuentran Francisco Franco y Adolf Hitler, en 1944 el Ejército Rojo soviético entra en Hungría, en 1973 la ONU sanciona un cese de fuego entre Israel y Siria (termina la Guerra de Yom Kippur), en 1989 en Madrid se funda el diario El Mundo del siglo XXI, en el 2001 el IRA Provisional del norte de Irlanda comienza el desarme.

 

Fragmentos: Muere lentamente (Gabriel García Márquez) (o de Pablo Neruda, hay un debate)

 

Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito,
repitiendo todos los días los mismos trayectos,
quien no cambia de marca.
No arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.   

Muere lentamente
quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente
quien evita una pasión,
quien prefiere el negro sobre blanco
y los puntos sobre las “íes” a un remolino de emociones,
justamente las que rescatan el brillo de los ojos,
sonrisas de los bostezos,
corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente
quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente
quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente,
quien pasa los días quejándose de su mala suerte
o de la lluvia incesante.

Muere lentamente,
quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
no preguntando de un asunto que desconoce o
no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas,
recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor
que el simple hecho de respirar.
Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos
una espléndida felicidad.

 

 

Anuncios