Islandia para combatir la inflación utilizó una política basada en los tipos de interés altos que atraían la inversión especuladora exterior. Cuanto mayor era la inversión exterior, mayor era la inflación y el crecimiento. Como la inflación volvía a subir, se elevaban los tipos para combatirla, y así sucesivamente, llegando a situarlos en el 15,5%. Sus ciudadanos también vieron la oportunidad de obtener beneficios al tomar préstamos en divisas extranjeras porque les salía más barato. No contaban con una crisis financiera internacional que huye de las pequeñas monedas, como la corona islandesa, para refugiarse en las más fuertes. En el último mes su moneda se ha devaluado un 18,6%, y en lo que va de año el 60% aproximadamente, lo que ha hecho que los préstamos contraídos con el exterior se disparasen.

El Estado islandés cuenta con un problema que le impide maniobrar, sólo tiene 2.000 millones de euros en sus reservas de divisas y sus bancos tienen activos por valor de 100.000 millones de euros. Su banca representa entre ocho y doce veces el PIB del país. El Banco Central islandés no puede actuar, como lo han hecho la FED o el BCE, como último prestamista para salvaguardar a la banca de la crisis de liquidez actual.

El país nórdico se vio obligado a nacionalizar en tres días consecutivos a sus tres principales bancos aumentando los ya graves problemas de varios países, sobre todo de Reino Unido y Holanda.

Reino Unido ha sido afectado en un doble sentido. Por un lado estaban los inversores privados y pequeños ahorradores que vieron la oportunidad de ver crecer su dinero de forma fácil y aparentemente segura. La inversión podría ascender a unos 4.200 millones de euros repartidos entre los tres principales bancos y oficinas dependientes de éstos. El primer ministro británico, Gordon Brown ha garantizado los ahorros del Kaupthing adjudicando los depósitos a ING. Ha congelado los activos de Ladsbanki utilizando la legislación antiterrorista. Ahora está preparando un préstamo a Islandia para que le devuelva el dinero de sus ciudadanos y entonces desbloquearía las cuentas del banco. Respecto al banco por internet Icesave, podrán recuperar sus ahorros ateniéndose al Programa británico de Compensación de los servicios financieros. La nacionalización de los bancos islandeses llevó a bancos ingleses a desplomarse en bolsa, como le ocurrió al Royal Bank of Scotland que cayó en bolsa un 30% después de conocerse la noticia.

Por otro lado, está el dinero del contribuyente que el Tesoro aconsejó a las autoridades locales invertir en las entidades islandesas y que ahora se niega a prestarles ayuda. Esta cantidad podría rodar los 1.300 millones de euros.

El otro país seriamente afectado fue Holanda, aunque ya han llegado a un acuerdo por el cual el Estado islandés se ha comprometido a reembolsar a cada ahorrador 20.887€.

Islandia ahora se encuentra con una deuda estatal de 45.000 millones de euros (unos 150.000€ por ciudadano), varios países exigiéndoles dinero, 7.200 empleados de la banca (de 304.000 habitantes) que van a tener serias dificultades, una gran cantidad de jubilados en la ruina y con la posibilidad de que los más capacitados para sacar adelante al país se vayan a otros en los que tengan más posibilidades de éxito. El país está hundido, en quiebra como dicen algunos, y tardará varios años en recuperar la estabilidad (salvo que al final los chinos consigan comprarla). 

Anuncios