MIÉRCOLES: 15 DE OCTUBRE DE 2008

Santoral: Santa Teresa de Jesús, Santa Tamara.

Nacieron un día como hoy: Virgilio (70 a.C., poeta romano), Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844, filósofo alemán), Francisco Largo Caballero (1869, presidente de España de 1936 a 1937), Enrique Jardiel Poncela (1901, escritor español),  Mario Puzo (1920 (escritor estadounidense, autor de El padrino), Chris de Burgh (1948, cantante argentino-irlandés, una de sus canciones: The lady in red), José Miguel Monzón (1955, El Gran Wyoming).

Efemérides: Abderramán III (961, califa de Córdoba),  Santa Teresa de Jesús (1582), Mata Hari (1917).

Acontecimientos: en 1815 Napoleón Bonaparte llega a la isla de Santa Elena hasta su muerte, en 1894 comienza elAffaire Dreyfus, en 1924 se inician las emisiones de Radio Barcelona, en 1964 la Troika sustituye a Nikita Jrushchov al frente de la URSS, en 1995 Saddam Hussein es elegido presidente en un referéndum.

 

Fragmento: Intentando viajar

 

La heroína fue el comienzo de mi viaje, la solución de mi sueño hundido. Pensé en volar, cuando aquel perfume me inundó de mariposas bajándome a la pradera. Los olores candentes acaban con la pasión de mi alma. Toda una eternidad deseando salir de esta prisión incandescente no es suficiente, hay que descubrir.

Prometí regresar pero aún dudo de las formas. “Coge el caballo, deshazlo y ve allí donde las sonrisas son la base de la felicidad”, me dijeron los arcanos.  Descubrí los misterios sin creer en ellos. Pateé los rincones del inframundo siguiendo ese susurro aromatizado. Hube de escarbar entre los tesoros más ocultos, para ver.  Al principio no lo comprendí muy bien, pero hoy ya sé que eran aquellas figuritas de escaso peso que se reproducían a cada instante.

¿Cuál era su significado? ¿Por qué se multiplicaban mis impulsos? Eran la solución, aquellos caballos que los arcanos pronunciaban. ¿Cómo deshacerlas? La solución estaba en el fuego. ¿Cómo no pude darme cuenta antes, está en todo mi alrededor? El estímulo llegó junto con un trozo de metal. Fue el momento en que la brújula comenzó a girar y la tormenta a tronar. Estaba aprendiendo algo nuevo: a revelarme contra un dios.

Sólo un pinchazo recreó la pasión jamás vivida, la sonrisa que no se esbozó, el beso nunca dado, la venganza por fin conseguida, la tentación tentada. Aunque permanezco en el mismo infierno, entendí el mensaje de los arcanos: sólo hay una realidad para cada persona por mucho que se intente cambiar.

Anuncios