Las ambiciones estadounidenses de cercar a Rusia fueron claras con las incorporaciones a la OTAN de la mayor parte de las repúblicas exsoviéticas. Rusia se dio cuenta y ha reaccionado de la mejor forma que podía: jugar con el petróleo. La tensión entre Rusia y EEUU ha hecho que el petróleo haya subido hasta casi 6$ por barril en un día. Además, creo que ha elegido un momento muy bueno para contraatacar las ambicones americanas. Occidente está en una recesión progresiva. Se dice que la hora de EEUU llegará este semestre, con una peligrosa contracción de su economía.

En el día de hoy sólo hace falta hablar de un país, el protagonista, el que ha contraatacado, el que ha dado el primer golpe fuerte, el que puede cerrar el grifo del petróleo, el que tiene el segundo arsenal nuclear del mundo, el que está alzando la cabeza para hacer el sprint final.

  • Rusia: no se van a ir de Georgia y siguen controlando el puerto de Poti.

Rusia ha sobrapasado las amenazas, los marginamientos, las malas miradas y el olvido, y se ha puesto a la cabeza del mundo. No hay que olvidar que en las relaciones más primitivas lo que gana es la fuerza y Rusia sigue estando a la altura del “Grande”. Tiene numerosos aliados, todos ellos con crecimientos muy elevados (como China) y al frente tiene un bloque en recesión. Pero, la guerra siempre ha sido rentable para algunos, muchas empresas trabajan para suministrar al ejército, luego en las reconstrucciones, en la recolonización,… de seguir adelante, ¿será la excusa de Occidente para salir de la crisis? Aunque, para que haya reconstrucción tiene que haber enfrentamientos bélicos y entonces la guerra dejaría de ser “fría”.

Anuncios