Tras dar con una curandera, conseguí que me respondiera a unas preguntas, la cual al igual que la mujer que practica el esoterismo dijo que ayudando a los demás estaba dando sentido a su vida.
Otras de las muchas cosas que me comentó fue, que no le gustaba el esoterismo, y no tiene interés en ello, en el término de adivinación y magia negra, pero afirma que hay personas con predisposición especial, “don”, obtenido de forma divina para ayudar a los demás. Su trabajo, dijo, consiste en dar solución a los problemas, enfermedades, elevar el ánimo y ayudar en todo lo que se pueda, siempre y cuando el que va a ella se deje ayudar. Se dio cuenta de su predisposición cuando, de pequeña tenía una sensibilidad especial, colmada cuando se le apareció la Virgen. Ella siempre tuvo apoyos y a su familia no le importó que fuese gente a su casa. Ella afirma que disfruta ayudando a los demás, y que cuanto más grave es el problema más profundiza en ella y mejor se siente. Por el contrario cuando le van personas con malos pensamientos, lo nota y no se siente bien. Ella ha tenido problemas médicos, pese a sus avisos, aunque en algunas ocasiones eran enfermedades espirituales que los médicos no pueden curar. Acto seguido le pedí que me contara sus anécdotas y estas fueron sus respuestas:
– “Un día fui a visitar a una amiga que estaba muy enferma y había sufrido una operación grave, los médicos le dijeron que estaba muy mal y yo tuve el presentimiento de que no le iba a suceder nada, en cambio su compañera estaba alegre y sonriente porque le habían intervenido esa misma mañana y ella se sentía bien, y en ese mismo momento sentí en mis pensamientos que le habían abierto y cerrado porque estaba muy grave y no tenía solución. Posteriormente preguntaron por la enferma y le dijeron lo que yo anteriormente había sentido”.
– “Mi anécdota más bonita, ha sido ver a la Virgen, sobre todo la primera vez, es la que me ayuda y protege. La primera vez, la vi siendo muy pequeña, pese a ello no dije nada, excepto a mi madre. Posteriormente, cuando yo tenía formada mi familia se me volvió a aparecer y me dijo que me iba a ayudar, que era mi guía y mi protectora. Cuando me pongo a ayudar a los demás fijo mi pensamiento en ella, la cual me ayuda”.
– “Para mí la mayor satisfacción, es cuando me comunican, las personas a las cuales he ayudado, que están muy satisfechas por la ayuda que les he podido dar”.
Ella reiteró unas palabras: “Cualquier curandero/a que tenga orgullo, no tiene nada, porque el orgullo mata. A mí me gusta la discreción y el respeto, además de no juntar a gente en mi casa, para mantener la discreción, al igual que espero el respeto de los demás”.

Anuncios