Como me dijo la psicóloga, hice más preguntas a la mujer que trabaja con el esoterismo:
1. Motivos que le llevaron a leer las cartas.
Vio las cartas, las compró e inconscientemente necesitaba echarlas.
2. Motivos que le llevaron a hacerlo público.
Ayudar a los demás, me ponía enferma cada vez que veía a alguien que me pedía ayuda; no podía negar mi ayuda.
3. ¿Qué siente cuando echa las cartas?
Entre bienestar y malestar, según la respuesta y el estado de ánimo con el que me encuentre, y las vibraciones que haya a mi alrededor, o las que tengan las personas que acuden a mí.
4. ¿Qué sientes cuando aciertas?
Nada, como acierto siempre, lo que temo es equivocarme y que las personas que a mí acuden pierdan la confianza.
5. ¿Qué opina de la gente que no cree en el esoterismo?
Los respeto, cada uno tiene sus creencias y es libre de hacer lo que quiera, pero lo que sí pido es que lo respeten igual que yo respeto otras cosas que no me gustan o dudo su credibilidad.
6. ¿Qué siente cuando tiene que comunicar malas noticias?
Siento malestar y además tengo que callar y disimular para que no se me note en la cara ni al hablar.

Anuncios