El Gobierno de Berlusconi aprueba que la inmigración ilegar sea delito en Italia. Dijo en una conferencia que su gobierno será contundente con los inmigrantes.

Las principales medidas:

1. La pena para el inmigrante ilegal varía entre los seis meses y los cuatro años de cárcel.

2. Si al extranjero se le ha condenado a más de dos años se le podrá expulsar.

3. Si el que comete el delito es un inmigrante, la pena se ampliará en al menos un tercio.

4. Los inmigrantes ilegales podrán permanecer en los centros de acogida un máximo de 18 meses.

5. Para quien alquile una vivienda a un inmigrante ilegar puede ser condenado a una pena de cárcel de seis meses a tres años, multas de 100 a 150.000€ y la casa confiscada.

6. Los padres que manden a sus hijos a la mendicidad podrán ser condenados con hasta tres años de cárcel y la pérdida de la custodia.

7. Se endurecen los requisitos para que un extranjero adquiera la nacionalidad italiana (se pasa de seis meses a dos años de residencia legal).

8. Los ciudadanos de la Unión Europea que quieran entrar en el país deberán demostrar que tienen suficientes recursos económicos y poseer seguro médico.

9. Los alcaldes adquieren mayor autonomía y capacidad de intervención en su territorio en cuestiones de inmigración y de seguridad.

 

No sólo es que sean injustas las medidas que propone Silvio Berlusconi, es que, además, algunas son ilegales. Por ejemplo, la ciudadanía europea firmada en el Tratado de la Unión Europea confiere como derecho: Libertad de circulación y residencia en todo el territorio de la UE. Está llendo en contra de los principios de la Unión.

No sé por qué, pero me huelen mal este tipo de medidas.

En alguna película que ahora no recuerdo el título decían:

-“¿El infierno está en la tierra?

-Si, pero no me admiten”

Anuncios